¿Por qué no voto?


¿Será porque un voto no puede recoger mis deseos, mis pensares, mis haceres? ¿Será porque no creo en la representación sino en el empoderamiento personal y colectivo, desde la base, en la base y para la base? ¿Será porque una de mis máximas es la participación activa en la toma de decisiones y en la ejecución de las mismas? ¿Será porque creo en el poder de cada persona y en el que se origina gracias a éste en lo colectivo, un poder basado en parámetros de justicia social, de horizontalidad, de asamblearismo, de respeto?



En la lógica demócrata, esto del no votar hila bastante con argumentos inventados ("¿No sabes que si no votas tu voto va a la mayoría?"), con reproches históricos ("¡Que tú puedas votar hoy, eso que desprecias, se lo debes a la lucha y esfuerzo de muchas personas!") y con juicios gratuitos y prepotentes ("¡No votar es de irresponsable y pasota!").

La persona que practica la abstención activa por convicción política, por lo general, aquella de creencias anarquistas, o simplemente aquella que pasa directamente de ir un domingo concreto a meter un papel en una urna, quizás esté manifestando una renuncia concreta y contundente, la de otorgarle al Estado y al sistema que lo sustenta (¿o es viceversa?) la conformidad para que todo siga siendo como es.

La diana del buen demócrata

Es esta persona la que se convierte en diana común para todo el elenco de demócratas que ven en esto de la representación (en el caso del Estado español) parlamentaria una oportunidad sin igual para cambiar las cosas, diana sobre la que volcar las críticas más altaneras y los comentarios más intolerantes "¿El día de la fiesta de la democracia y tú te quedas en casa?" "¡Luego no te quejes de que no has votado!".

Se han encargado de crear la figura de la persona que no vota como la pasota, si no participas del juego democrático es como si ya no tuvieras ningún derecho a hacer ninguna otra cosa, no estás legitimada ni tan siquiera a elevar una queja. Es más, incluso se diría que tu comportamiento de no votar se puede traducir en no hacer nada nunca.

Pero ¿cómo participar ante semejante panorama? Partidos concebidos como empresas privadas, cargados de ideología, pero sin proyectos que la evidencien más allá del puro neoliberalismo salvaje; programas políticos que se desconocen, que son incumplidos, al igual que las promesas electorales, casi de forma sistemática.

Un imperio de lo neutral, de lo aséptico, de lo de centro, en el que partidos políticamente enfrentados pactan para gobernar, en el que la mayoría absoluta se forma desde unos ínfimos índices de participación sin cuestionarse si es legítimo o no gobernar a nadie con tan poco respaldo.

Un sistema de gobierno central, desconectado de la realidad de las personas, de los barrios, de ciudades y pueblos, de las regiones, de las particularidades de cada zona, que trabaja a lo macro y bajo el criterio de "todo por la pasta", ya sea un gobierno central del Estado, autonómico, provincial o municipal que existe para preservar el Estado del Bienestar y el interés general. ¿Estado de qué, interés de quién? ¿Nadie se pregunta a qué obedece esta creación político-social de los grandes conceptos?

El hecho de que te gobiernen

En esto de la estandarización del discurso de las mentiras que se convierten en lo real, el discurso oficial aclama vencedor al ejercicio del voto para cambiar las cosas frente a confrontaciones directas contra el sistema. Y ha vencido, en lo genérico, en lo macro, y de momento, porque tiene anuladas otras formas de hacer, porque no se reconocen como válidas o porque son calificadas de radicales o de infructuosas. El hecho de que te gobiernen es, en gran medida, responsable de estas anulaciones, de no sentir como propio aquello que te han robado, de no percatarte ni tan siquiera del robo.

Sin embargo, quien no vota como acto político lo hace desde la convicción, en teoría y experiencias, de que el poder no se delega, sino que es algo que le pertenece, que nos pertenece. Que eso de hacer política, que lo político, es algo diferente a lo que nos han contado.

El hecho de que te gobiernen es, en gran medida, responsable de estas anulaciones, de no sentir como propio aquello que te han robado, de no percatarte ni tan siquiera del robo

Sabe de primera mano que si lo desarrolla desde el antiautoritarismo y la horizontalidad puede lograr transformaciones en las que es y se siente partícipe, para acercarse un poquito más a un mundo y sociedad variopintas, de diferencias, de igualdades, de relaciones respetuosas y justas en todos los ámbitos de la vida.

Sabe que ni el activismo ni la forma de participación se realizan a través del ejercicio del voto, cumpliendo como buenas demócratas, delegando sin intervenir más allá de ser las ovejitas del rebaño, opinando si cabe desde el patio de butaca desde el que asistimos a esta cínica representación.

La tiranía del ritmo electoral

Últimamente lo vemos en algunas que han decido involucrarse en esto de las estructuras del sistema empezando por el propio proceso electoral. Cómo han caído en el puro espectáculo, en el ritmo frenético para sumar votos, asumiendo las fórmulas más casposas porque quieren estar donde ellos están ahora, con los mismos formatos, o virando hacia otros lindes, sin crear cismas porque hay un objetivo, y el fin justifica los medios. Y seguimos comprobando que son dinámicas incompatibles, que el ritmo de los procesos electoralistas te desconectan de las calles, de los colectivos, del pulso permanente que hay que mantener entre la realidad más dura y el sistema que la permite y desarrolla.

Por eso, la in-formación, el desarrollo de aptitudes de organización, de debate, de prácticas de asamblearismo, de consensos y de participación, de autonomía y autogestión, son más una exigencia en los tiempos que corren que una necesidad, para lograr esa transformación en lo personal, pero también en nuestro entorno.

Por eso, quienes construimos desde el respeto, la comunicación, la confianza y las premisas de justicia social sin autoridades que nos representen, nos roben o nos mientan, insistimos en nuestro empeño de hacer de otra forma para acercarnos a un mundo más libre, justo y solidario. Eso nos hace primar los medios, los procesos y no el fin en sí mismo, eso nos hace ingobernables, es por eso que no votamos.



Anarquismo y trabajo


JUEVES, 23 de abril, 13h en el hall de la Facultad de Historia UCM 
<Ciudad Universitaria>

Dividido el mundo bajo el capitalismo en dos grandes clases antagónicas, Capital y Trabajo, por su relación con los medios de producción, nos acercaremos a la realidad del anarquismo en las clases trabajadoras desde las primeras sociedades de oficio, hasta sus posteriores evoluciones hacia el anarcosindicalismo, pasando por otras respuestas que se han pretendido dar como el cooperativismo, las sociedades de resistencia, el sindicalismo revolucionario o la autonomía obrera, con el fin siempre de subvertir la sociedad de clases y dar paso al socialismo anárquico y el comunismo libertario como su máxima expresión.


https://juventudeslibertariasmadrid.wordpress.com/2015/04/06/jornadas-perspectivas-libertarias-20-al-24-de-abril-en-ucm/


Como cada cuatro años...


En época de elecciones los/as políticos/as pelean por la atención del/la ciudadano/a porque le necesitan en calidad de votante. Introduciendo nuestra papeleta en la urna renovamos la ficción del pacto social. Si bien la política que se haga en los cuatro años siguientes se llevará a cabo sin tener en cuenta a la inmensa mayoría de la sociedad, sobre sus cabezas y en contra de sus intereses, el momento de las elecciones generales y su repetición periódica es esencial para dotar de legitimidad al sistema representativo. El día de las elecciones –sólo ese día– el pueblo es realmente soberano. Ante esta situación nosotros/as tenemos muy claro qué hacer con esta soberanía: negarnos, así de claro, a seguir sustentando un sistema que necesita nuestra participación simbólica.

Llamamos a la abstención no porque consideremos que el reparto de escaños es injusto (esto es una evidencia), ni porque el Congreso sirve de pantalla de humo que esconde las verdaderas fuentes de poder en nuestra sociedad (que también), ni porque no nos creemos los programas electorales, que incluyen infinidad de promesas pero que poco tienen que ver con las políticas que sufriremos en los cuatro años siguientes (otra evidencia). Todo esto son factores que cabrean a mucha gente, pero son síntomas, no la raíz de la cuestión. Nos abstenemos porque les negamos nuestra participación, y esto principalmente porque creemos en otra forma de hacer política. Si defendemos otra forma de hacer las cosas, asumamos las consecuencias y no nos contentemos con hacer de espectadores/as que cada cuatro años se convierten en árbitros con el poder de expulsar a uno/a de los protagonistas para poner a otro/a. Rechazamos ese rol, que supone entrar en un juego cuyas reglas vienen dictadas por otros/as. Aspiramos a expulsarlos/as a todos/as, derribar las porterías, cambiar las reglas y el terreno de juego.

El problema no es la mala gestión que hacen los/as políticos/as, el problema radica en el concepto mismo de la representación. A través del voto a unos/as representantes (que rara vez representarán nuestros intereses) alimentamos al sistema parlamentario a la vez que delegamos nuestra actividad política en una serie de tecnócratas de partido. Nuestra participación se reduce a acudir a las urnas cada cuatro años no ya para tomar decisiones acerca de asuntos que nos afectan, sino para elegir a quienes decidirán por nosotros/as; para elegir entre una aparente variedad de siglas, todas ellas agrupadas de manera más o menos reconocida bajo el marco del capitalismo y del respeto a sus reglas de juego. Se trata de una relación absolutamente unidireccional: desde las instituciones no se volverá a pedir la participación de la sociedad hasta la siguiente cita electoral. Los intereses que dicen representar los/as políticos/as difícilmente coincidirán con los nuestros y las decisiones adoptadas poco tendrán que ver con la palabrería hueca de los programas electorales.

Rechazamos esta forma de “participación”. Como seres racionales, y hartos/as, como tanta gente, de esta manera de hacer política, decidimos conscientemente ignorar sus convocatorias y tratar de recuperar nuestra propia capacidad de decisión y organización en el día a día, con nuestros/as compañeros/as y vecinos/as, en un plano de igualdad, humildemente y paso a paso. Tomando consciencia de nuestras posibilidades se puede avanzar aquí y ahora, construir un entorno más de acorde con nuestras necesidades y nuestras aspiraciones: nadie como nosotros/as mismos/as para defender nuestros intereses. Si creemos en esta posibilidad rechacemos perpetuar aquello que no nos conviene: “si tenemos asambleas, ¿gobierno para qué?”

La trama: ¿Igualdad política sin igualdad económica?

Que el sistema democrático actual es más que deficiente es un hecho incuestionable, pero la verdadera pregunta es si existe la posibilidad de un sistema político justo bajo un sistema económico injusto, asesino y ecocida cómo el capitalismo. Nuestra respuesta es que no, que bajo cualquier tipo de sistema político, mientras exista el capitalismo no seremos dueños/as de nuestras vidas.

La democracia en la que vivimos lleva desde su nacimiento grabada en sus genes el capitalismo. La Revolución Francesa (acontecimiento que la historia oficial presenta como la salida de una etapa histórica –el Antiguo Régimen- al brillante y justo mundo moderno, en el que la nación en su totalidad toma protagonismo y ejerce la soberanía) fue en realidad la pugna por el poder entre dos clases: (1) la dominante, la feudal, contra la nueva clase social, (2) la incipiente burguesía que ya se había hecho con el poder económico y perseguía el control político.

En España la democracia moderna (obviando las breves experiencias republicanas) llegó con la Transición (otra supuesta victoria para todos/as), momento en que la clase empresarial se deshizo de un régimen político (el franquismo) que le fue muy útil para aplastar a la poderosa clase obrera de principios de siglo pero que ya no era útil y le impedía integrarse en las estructuras capitalistas internacionales como la UE y la OTAN. Esta integración era absolutamente indispensable a partir de los años 1970, durante los cuales el capitalismo global empezó a dar su última gran vuelta de tuerca que iba a introducir la realidad globalizada que hoy padecemos.

elecciones2. Desde la llegada del binomio democracia-capitalismo las condiciones laborales y de vida, los lazos sociales, la solidaridad entre iguales y las organizaciones obreras no han hecho más que degenerarse, puesto que, al reducir la idea de “política” al idealizado y absurdo acto del voto, el interés por la misma desaparecía. Como venimos observando, a la hora de encontrar “salidas” a la crisis, el capitalismo (o “los mercados”, como dicen los/as que tienen miedo de llamar a las cosas por su nombre) tiene herramientas de sobra para manejar gobiernos a su voluntad: lobbies, organizaciones internacionales/supranacionales (FMI, BM, OMC, Banco Central Europeo), medios de comunicación, inversión extranjera, etc.

La fortaleza del capitalismo, que cuenta tan sólo con unos pocos siglos de antigüedad, ha consistido siempre en su flexibilidad o capacidad para adaptarse a distintos escenarios: dictadura, democracia o autarquía. Tras la Segunda Guerra Mundial nuestros/as abuelos/as sucumbieron a los cantos de sirena del Estado del bienestar. Ahora que somos mucho más débiles, precisamente porque nos han hecho perder gran parte de nuestro sentimiento de comunidad, de fuerza, cometeremos el mismo error si nos conformamos con cambiar de collar.

No podemos pensar en las elecciones o la reforma de la democracia como una forma de luchar contra el capital, ya que el aparato estatal ha sido en todas sus formas (feudal, dictatorial, soviética, democrática) la herramienta de los/as poderosos/as para mantener sus privilegios. Cada vez que una lucha se desvía por caminos electoralistas pierde toda su fuerza.

Miedo y asco en el colegio electoral

Las elecciones, esa “herramienta de participación en el proceso democrático”, ya casi están aquí (en esta ocasión, las municipales y autonómicas). Dentro de poco nos invadirá la propaganda de los más diversos partidos políticos, en la calle, en el trabajo, en casa, sea donde sea allí estarán con sus promesas, sus argumentos de peso, sus sesudos análisis de la coyuntura económica y sus recetas pseudomilagrosas; todo para que les demos un cheque en blanco para los próximos cuatro años. Y ahí estamos, en medio de este vendaval publicitario en el que nosotros/as somos meros votos potenciales, meras herramientas para llegar al poder. El debate sobre qué hacer está servido.

Nuestra opción la dejamos clara: la abstención es nuestra respuesta frente a la convocatoria de elecciones, no vamos a participar en el circo que se nos viene encima. Ante esta postura, ante la negativa de votar, surgen críticas, unas más razonables que otras: que el no voto de la clase obrera significa permitir que la derecha más conservadora acceda al poder, que esto empeorará las cosas, se iniciará una persecución contra inmigrantes, se privatizarán la enseñanza y la sanidad, se perderán derechos laborales, y un sinfín más de realidades que sin dejar de ser importantes y seguro ciertas, no difieren en exceso con la realidad que actualmente vivimos. Otras voces, a nuestro parecer menos oportunas, afirman que quien no vota no se posiciona, que poco le importa el panorama político, que no votar supone perder el derecho a la réplica, a quejarse, a manifestar el descontento. Negamos estas afirmaciones, nosotros/as no entendemos la acción política como un derecho, sino como una necesidad. Los derechos van y vienen, se conceden y se rescinden, pero las necesidades nos son propias y sobre todo permanentes, por lo que no nos remitiremos a expresarlas sólo una vez cada cuatro años. Por ello afirmamos que sin lugar a dudas nos interesa el panorama político, nos posicionamos como sujetos activos en su constante devenir, pues es de este panorama del que emanan la mayor parte de los problemas de nuestras vidas cotidianas, entiéndase paro, privatización, exclusión social, represión y es en el día a día cuando, desde la reflexión y la acción colectiva, pretendemos decidir, participar, incidir, cambiar, crear… La abstención a su vez la entendemos como una herramienta de expresión de un descontento hacia la clase política y hacia sus privilegios, hacia su labor de marionetas de un poder que se alza incluso por encima de ellos/as mismos/as, pero del que sacan partido, convirtiéndose en verdugos de su pueblo. Tratamos de negar de esta forma un modo de hacer política que no es real, en donde se dejan al margen de nosotros/as mismos/as nuestras decisiones más cotidianas. No queremos permitir que la acción política continúe lejos de nosotros/as, que se pervierta, que nuestra capacidad de influencia quede relegada y condicionada a unas estructuras de poder con las que nunca rascaremos bola. No vamos a elegir entre programas electorales generales, entre el todo o nada, y menos aún vamos a confiar en la supuesta diversidad de opciones. Nuestro día a día seguirá sin pertenecernos gane el partido que gane, nuestra rutina de trabajo- consumo-trabajo seguirá inalterable.

La-sociedad-del-espectaculoAcompañamos este acto de insumisión con un interés por participar de la toma de decisiones de los aspectos cotidianos de nuestras vidas, queremos ser nosotros/as quienes las gestionemos y no relegar en otros/as esa responsabilidad, independientemente de las siglas que abracen o la ideología que les ampare. No deseamos ser gobernados/as, ni por unos/as ni por otros/as.

Obviamente sabemos que la abstención no es ninguna fórmula mágica, que nada arregla como tal y que no se va a conseguir derrumbar el sistema con un acto tan simple, pero es nuestra opción política ante las elecciones: elegimos una respuesta colectiva de no participación en su pantomima y desde luego animamos a que más personas se sumen a ella. Claro está que al poder poco le importa que no vayamos a votar, más nos debe importar a nosotros/as, a nuestras conciencias: no queremos asumir una contradicción más de las que este sistema nos presenta.

Negamos su forma de hacer política, pero somos realistas, la abstención solo es un paso más (ni el primero ni el último, y mucho menos el más importante) de una larga lucha por recuperar nuestras vidas. Es por ello que sólo entendemos la abstención si va acompañada de una lucha cotidiana, de un trabajo diario por intentar influir y cambiar las relaciones sociales que nos acompañan, una lucha que puede darse en muy diversos frentes, ninguno más importante que el resto, pero que es imprescindible si queremos cambiar algo.

Lo que el voto se llevó: nuestra política frente a sus elecciones

Ante toda esta realidad no nos queremos quedar sólo en la abstención, en la pataleta de un día y la queja de los siguientes cuatro años. Así las cosas no cambian y nuestra mala hostia crece pero no la sacamos; nada productivo sale de ahí. Una vez que empezamos a entrever el problema hay que buscar las soluciones, hay que caminar en la senda de la construcción de la realidad que nos gustaría vivir. Si tenemos claro lo que sus elecciones y su democracia no nos dan, tendremos que tomarlo nosotros/as, tendremos que empezar por poner en práctica aquello que sus charlatanes/as obvian: las cosas concretas, el diálogo, el trabajo colectivo, las relaciones humanas reales, el cara a cara. Nuestros problemas y los de nuestros/as vecinos/as no son tan diferentes: saltemos ese obstáculo mental que nos hemos forjado desde pequeños/as y volvamos a confiar en las relaciones humanas, en el semejante, tratemos de volver a recuperar lo comunitario, lo convivencial.

Vemos imprescindible, por tanto, avanzar en nuestra la organización en común, en generar espacios de debate, de reflexión, de intercambio de opiniones, ideas y experiencias. Utilizar la asamblea y la afinidad como motores de lucha y de crecimiento colectivo, los problemas son miles y las posibilidades de afrontarlos en común inmensas. Potenciar espacios donde poder relacionarnos, donde poder crear formas de comunicación y acción realmente nuestras, alejadas de su representatividad, de sus mayorías y minorías, de sus cuotas de poder o de la servidumbre a intereses alejados de nosotros/as. Si algo queremos cambiar, tenemos que mojarnos y hacerlo nosotros/as mismos/as, entre todos/as, pero a través de nuestra iniciativa.

Autoorganización y lucha, dos conceptos que no tienen que sonarnos a pajas mentales ni a lejanas utopías, son prácticas que se generan en el día a día, que siempre han estado ahí. Nuestro pasado y nuestro presente están plagados de estos pequeños o grandes gestos subversivos. Los hemos visto en las asambleas en las plazas de nuestros barrios, con discusiones y debates entre vecinos/as, con comidas populares o con nocturnas marchas por la ciudad; pero hace unos años (no muchos) surgieron de la mano de localizados conflictos vecinales, por simples parkings o constantes abusos policiales, y hace algunos años más, posibilitaron grandes huelgas en pro de afianzar y avanzar en nuestras libertades. Nosotros/as entendemos estas prácticas como posibles (y aconsejables) a gran escala, para organizar toda nuestra vida, todas nuestras necesidades, pero claramente no estamos aún en ese punto, lejano todavía. Estamos a la defensiva, con un contexto socio-económico que nos avasalla, que nos gana terreno por todas partes (en materia laboral, educativa, sanitaria…) y es en este contexto en que estas prácticas las seguimos viendo como útiles, como una forma bastante pragmática de afrontar el presente, de afrontar recortes, despidos, desahucios y todo el sinfín de mierdas en las que estamos metidos/as. El debate, la discusión, la resolución colectiva de trabas, como método de afrontar unidos/as los problemas, de conseguir apoyarnos entre todos para que nadie caiga, para aprender a ganar y a no dar un paso atrás. Que nadie esté arriba ni nadie esté abajo, de tal forma que caminemos unidos/as.

¡Todo el poder para las asambleas! ¡La lucha es el único camino!

http://www.todoporhacer.org/como-cada-cuatro-anos


Fuck Work

Los trabajadores tienen que aprender que su poder no está en la fuerza de su voto, sino en su capacidad de parar la producción.

Voltairine de Cleyre (escritora anarquista y feminista estadounidense)





Paradoxus luporum: El cementerio está lleno de cobardes




Letra:

Cierro los ojos bajo el sol de la mañana,
lágrimas negras se deshacen en mi almohada,
sé lo que acontece por detrás de la ventana,
sé que aunque no mire la miseria está asomada.
Me han llamado ingenuo por vagar junto a los sueños,
cínico y procaz por no aparcar nunca el empeño
de vomitar sobre quien cree ser nuestro dueño
solo porque hay gente indigna que le ofrece el cuello.
Hay tanto formalismo, tanto convencionalismo,
tanto absurdo protocolo que enloquezco y descontrolo,
me duele el alma y ni siquiera sé si existe,
no me cuentes cuentos, lograrás que me despiste:
la sanidad, la educación, la corrupción,
las pensiones, los desahucios, los parados y la recesión,
no seré quien ponga en duda que estos son problemas,
los tengo a pie de calle y antes de pisar me queman,
pero esta historia encarna a Sísifo y su piedra,
a Prometeo destripado por el ave de la guerra,
al titán llamado Atlas obligado a sostener la tierra
y a las esperanzas vanas de la clase media.
La candente lava de un volcán no se detiene
por votar a otro payaso cuando el circo te lo ordene.
Voy a introducirme dentro de mi pensamiento,
voy a excavar hondo y a expresar sin miramientos        
todo lo que siento, lo que corre por mis venas,
profundo como el eco misterioso de la quena...
El estado natural de las personas no es mirar para otro lado,
no es rendirse bajo el yugo del trabajo asalariado,
no es mostrar abiertamente la rodilla
con el fin de que nos haga Don Parné la zancadilla,
no es poner la otra mejilla 
frente a quienes nos humillan,
no es olisquear la cola
de los que andan con pistola,
y no es auto-engañarse con que todo está ya hecho,
caminando de la mano, enamorado, del Estado de derecho.
Te diré cual es la peor dictadura,
a la que aspira un populacho enfermo que no tiene cura,
esa que han perfeccionado poco a poco los adictos a la usura
y han logrado introducirla como un clavo en la cultura,
la llamada democracia, es una estafa, es una mafia
que se sacia con la fe y con la esperanza de la masa,
mesiánica por excelencia
herencias ideológicas arcaicas,
resquicios de un pasado dominado por el miedo y la ignorancia.
La sanidad, la educación, la corrupción,
las pensiones, los desahucios, los parados y la recesión,
por favor, revienta la pantalla del televisor,
a pedradas, a patadas, pero escucha lo siguiente amigo,
no todas las penas de este mundo se almacenan en tu ombligo.
El tiempo y el espacio son dos cosas importantes
y están tan relacionadas que sería un poco ingenuo en este instante
ser distante con la idea de explorar y analizar cada suceso
utilizando bien el seso
para descubrir el peso
del inmenso resultado del pasado y el significado eterno
que los actos de la gente en el presente tienen
para los que vienen, para quienes no han llegado.
Esos desgraciados que vendrán
y que en su estado natural,
aún siendo alegres capullos en flor,
no tendrán problema alguno cuando tengan que decir que no,
si algo les saca de quicio y no respeta su opinión.
Quizás más adelante dejarán su rebeldía a un lado,
se adaptarán a todo aquello del trabajo asalariado,
la familia, los seguros, las facturas, la casita en un lugar más retirado,
hipoteca, deuda, crédito, inversión,
serán supremos lameculos de las farsas de los bancos.
Si es de cuerdos o es de locos, no es mi campo,
mi comprensión no llega a tanto,
para mi lo natural está en luchar contra el poder establecido,
contra todas esas normas que ninguno de nosotros ha elegido,
para mi lo natural es dedicar algo de tiempo a exterminar la esclavitud
a deshilar los intricados mecanismos que nos atan en la mísera actitud
de no sudar, no trabajar por la virtud
de ser los dueños de la vida que nos ha tocado
y ser conscientes del dominio que nos tiene consternados.
Y es que, si antes de nacer fueras capaz de moldear tu vida,
dudo que esculpieses esta ruina desmedida sin cabida para nadie,
donde reinan la avaricia y la mentira con donaire descarado.
Sé que es cierto que no existe la manera de tintar los tonos grises de esta esfera
todavía siendo un feto, sin saber lo que te espera,
pero ahora eres consciente y tienes cubos de pintura suficientes
para darle otro color a las fachadas destrozadas de tu angosta situación,
y se vehemente, independiente, no confíes en aquellos que te venden tu propia sonrisa,
tu satisfacción,
es a costa de tu identidad,
quieren camelarte y engañarte,
han diseñado un deprimente mundo injusto
con el fin de que busquemos la alegría en sus productos,
pero está en el corazón, siempre lo ha estado,
golpeada como un barco por las olas, si,
pero la felicidad no es propiedad de coca-cola.
La sanidad, la educación, la corrupción,
las pensiones, los desahucios, los parados y la recesión,
se destruiría este galimatías en esencia
si abriésemos un poco más nuestra conciencia,
si meditáramos en serio y con frecuencia
acerca de nosotros mismos y nuestra existencia.                
No se trata de odiar la realidad ni a las personas,
sino todo lo contrario.
No se trata de ir de raro, de anormal que desentona
¡visionario! Olvida tus delirios de grandeza
aquí todos somos hijos de mamá naturaleza.
La cuestión fundamental es comprenderte
más allá de tu cabeza,
conectar cada latido con el vívido segundo en el que nace la certeza
de que el mundo gira siempre indiferente a tus vivencias,
de que somos una mancha microscópica en el cosmos,
una errónea involución de los primates hacia el homo,
una plaga virulenta para nuestro propio entorno.
Llegados a este punto es de importancia
darle vueltas al dilema sobre la insignificancia,
el sentido de la vida en este globo sin salida,
la verdad de la esperanza en el tedioso día a día
y después romper a trizas la conducta depresiva,
enfrentarse a los abismos del camino manteniendo una sonrisa,
percatarse de que somos como el paso de la brisa
y a la vez un meteorito que provoca grandes sismos,
explotar la gruesa pompa del hiriente egocentrismo,
machacar toda señal de impertinente pesimismo
y conectar con las estrellas,
descubrir el infinito dentro de tus propias huellas,
presentir en tus adentros las raíces de la vida,
conocer que somos parte de una indómita medida,
somos uno y somos todo,
amor, salud y fuerza, rencor, dolor, y herida
para la pachamama machacada y ofendida.
Me queda poco tiempo entre las ruinas de esta guerra,
tengo miedo del delirio, su mandíbula me aterra,
por las noches se me aferra y me recuerda
que mañana es otro día igual que el resto sobre el grueso de la tierra,
en un arresto generado por los mismos que la pueblan.
Exigiré jubilación anticipada a las pasiones,
pues pensaba que el contrato explicitaba vacaciones,
una tregua para huir de las continuas decepciones,
pero va pasando el tiempo y se derriten mis canciones,
como el hielo en aquel vaso de insondables dimensiones
donde abundan humeantes todas las desilusiones.
No estoy triste, tengo en ristre todavía la esperanza,
aún me insiste cuanto existe a seguir, cual Sancho panza,
en las veredas del delirio, sombras en la lontananza,
y allá voy ensimismado con la caja de Pandora,
y sin demora me alimento de aquel bien que aún dentro mora.
El problema está en los ojos cuando ya no dicen nada,
cuando echamos el cerrojo y caminamos en manada
rumbo a fosas de despojos donde se halla desmembrada
toda identidad y arrojo de una humanidad domada.
Yo no escribo a la tristeza, lo último que busco es llanto,
yo le canto a tu cabeza para que no duerma tanto,
para que persiga el sueño lejos de cualquier almohada,
más allá de lo superfluo, de lo que no importa nada.
¿Dónde están las cucarachas de las grietas del imperio?
¿Por qué no sacáis las hachas y lo echáis al cementerio?
Lleváis picos, lleváis palas, vuestro rostro tosco y serio,
sanidad, educación, reparáis muros de hierro,
bienestar, cotización, reformáis una ilusión
y volvéis a unir los signos que nos recuerdan al sol,
olvidamos hace tiempo que la realidad existe,
nos embaucó el videojuego tras un incauto despiste,
somos aves enjauladas rogando un grano de alpiste,
somos extras voluntarios de un rodaje lento y triste.
Que los límites se ahoguen, bajo la luna eremita,
que vuestras leyes se aneguen en una noche infinita,
que nazca de nuevo el mundo con las entrañas reescritas.
Suelo ser un poco necio, digo cosas sin control,
después me quedo en silencio sin hallar la explicación,
pero cuanto siento es recio como el rugir del león
y eso mismo es este lienzo de extraña disposición
donde sin orden sentencio lo que dicta el corazón,
no pongo en venta mi esfuerzo, pero pienso en mi interior
que aunque no le ponga precio, vos sabréis darle valor.

Asamblea abierta de trabajo


El próximo día 12 de abril seguiremos trabajando por la abstención activa. 
Os convocamos a nuestra asamblea abierta de trabajo. En el Eko a las 18h.


¿ASALTAR LAS INSTITUCIONES?





¿ASALTAR LAS INSTITUCIONES? DEBATE ENTRE AHORA MADRID, PODEMOS Y EQUILIBRISMOS. 28 MARZO 2015

¿Te lo perdiste? ¿No llegaste a tiempo? ¿No pudiste ir? Puedes verlo aquí. Hoy participaron de esta Mesa-Debate:  Integrantes de Equilibrismos,  José Manuel Lopez el candidato a las primarias de Podemos para la comunidad de Madrid  y Pablo Carmona, el candidato a las primarias de Ahora Madrid.

Interesante el debate de ellos tres y más interesante el debate que se generó con las personas que se acercaron a la Soci de Manoteras este sábado en la tarde para participar activamente de este encuentro.


Los diputados han trabajado 15 días en los últimos 3 meses



Las elecciones andaluzas y la tragedia de los Alpes han reducido aún más la actividad parlamentaria de sus señorías. Enlazan los 32 días de vacaciones de Navidad con los 18 días libres de Semana Santa después de tan sólo 15 reuniones plenarias.




Los diputados enlazan los 32 días de vacaciones que ya disfrutaron en Navidad con los 18 días libres que les corresponde en Semana Santa con tan sólo 15 días trabajados. El artículo 73 de la Constitución, incompresible para la gran mayoría de la sociedad -he aquí una de las claves de la desafección de la ciudadanía con la 'clase política'-, establece que los meses de enero, julio y agosto no son hábiles para la actividad parlamentaria. Esto supone que los diputados y senadores disfruten de una media de 50 días de vacaciones en Navidad, 18 en Semana Santa y 70 en verano.

Aunque siempre hay excepciones; y este año ha sido uno de ellos: 2015 arrancó con trabajo acumulado en las Cortes. El interés del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por aprobar antes del periodo electoral su famoso paquete anticorrupción prometido dos años antes, a colación del famoso 'caso Bárcenas', obligó al Congreso abrir sus puertas antes de tiempo.

Enero, reconocido como mes inhábil por la Constitución y el Reglamento de la Cámara Baja, ha registrado actividad parlamentaria este año. A partir del 7 de enero se celebraron varias comisiones (Justicia, Economía y Constitucional), e incluso hubo pleno, aunque más corto de lo habitual: el 20 y el 21. Esto obligó a los parlamentarios a reincorporarse a su trabajo 18 días antes de lo normal en periodo navideño, aunque después de este 'minipleno' volvieron a disfrutar de dos semanas libres hasta que el Congreso retomó la actividad ordinaria el 10 de febrero.

Pero las elecciones andaluzas, la tragedia de los Alpes y el hecho de que este año la Semana Santa sea antes han permitido a sus señorías enlazar dos periodos vacacionales (Navidad y Semana Santa) con apenas 15 reuniones plenarias celebradas en estos tres meses, uno de ellos inhábil. 






Evidentemente, las jornadas laborales de sus señorías no son para matarse. Además de los amplios periodos vacacionales que les corresponden, trabajan tres días a la semana y una semana al mes ni siquiera tienen que aparecer por el Congreso. Esto se supone que es así porque el tiempo restante lo emplean en visitar sus circunscripciones. Esta es la explicación que los diputados suelen dar cuando se les pregunta por sus amplias jornadas de tiempo libre. Pero lo cierto es que no hay un control ni siquiera disimulado sobre ellos. Ello abre la puerta a la especulación, a la duda y a la desconfianza de los ciudadanos respecto al trabajo que sus representantes realizan día a día.

La Carta Magna establece dos periodos ordinarios de sesiones: el primero, de septiembre a diciembre; y el segundo, de febrero a junio. Este año, el segundo periodo será más corto de lo habitual. La tragedia de Los Alpes, en la que 50 españoles perdieron la vida, mantuvo parado el Congreso el 24 y el 25 de marzo. Y a ello se unen dos convocatorias electorales. Una tradición parlamentaria no escrita pero muy asentada establece que no se celebre sesión plenaria durante la semana anterior a las citas electorales autonómica y municipales. Esta es la razón por la que la Cámara Baja paró el 17, 18 y 19 de marzo (este último día además era festivo en Madrid), por las elecciones en Andalucía. Y volverá a parar el 19, el 20 y el 21 de mayo por las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo.

No debemos de olvidar que la asignación mensual fija de cada diputado es de 2.813,87 euros brutos. A la cual hay que añadir una serie de indemnizaciones y privilegios adicionales que se suman individualmente por diferentes criterios de concesión. Una de las principales dietas que lo complementan es la de gastos por alojamiento y manutención. Los representantes elegidos en una circunscripción distinta a Madrid reciben 1.823,86 euros adicionales al mes. Para los diputados y senadores por Madrid también hay una dieta, de 870,56 euros. Es una cantidad exenta de tributación. Los diputados con cargo (portavoz, presidente de comisión, secretario) cobran un plus por representación de entre 700 y 3.328 euros. A lo que hay que añadir vuelos sin justificar, 3.000 euros al año en taxis y un 'kit tecnológico' formado por un IPad, un Iphone y ADSL.

Sus señorías ganan una media de 4.500 euros al mes. Así que teniendo en cuenta los días que el calendario parlamentario les ha obligado a estar en el Congreso, podríamos determinar que hasta hoy, sus señorías han recibido 13.500 euros -procedentes de las arcas públicas- por 15 días de trabajo. El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha insistido en numerosas ocasiones que cuando no hay plenos no significa que sus señorías estén de vacaciones, sino que participan en comisiones, mesas de trabajo, presentaciones o conferencias en el Congreso. Pero en realidad esto solo suele afectar a aquellos con más responsabilidades. El resto -sobre todos los miembros de los grupos parlamentarios más grandes- suele disfrutar de los más de 200 días libres que tiene al año.

#yotambiensoyanarquista





Los partidos reciben más de 22.000 euros por escaño y 80 céntimos por voto en las andaluzas



Los partidos políticos que logren representación en el parlamento andaluz en las Elecciones en Andalucía de este domingo 22 de marzo de 20015 recibirán 22.299,12 euros por escaño y 82,29 céntimos por voto, siempre y cuando esos sufragios se traduzcan en escaños en esa circunscripción, en concepto de subvenciones por gastos electorales. Así lo determina una orden publicada el pasado 28 de enero por la Consejería de Hacienda y Administración Pública, que establece que las cantidades para subvenciones a gastos electorales serán idénticas a las establecidas para los últimos comicios autonómicos celebrados el 25 de marzo de 2012.

Por otra parte, Hacienda ya fijó en la misma orden el límite de los gastos electorales que podrá realizar cada partido, federación, coalición o agrupación de electores que concurra a las urnas el 22M en 3,67 millones de euros sumando las ocho circunscripciones provinciales. En el caso de Almería el límite se sitúa en 306.427,15 euros; en Cádiz, en 541.584,42 euros; en Córdoba, en 349.098,85 euros; en Granada, en 401.525,99 euros; en Huelva, en 226.747,30 euros; en Jaén, en 287.799,71 euros; en Málaga, en 708.313,43 euros; y en Sevilla, en 847.789,73 euros.

En el capítulo de ayudas a la propaganda electoral gratuita por correo (mailing), la orden establece una subvención que oscilará entre los 11,76 y los 35,27 céntimos por elector en función del porcentaje de votos obtenidos el 22M, siempre que se supere el 5% de apoyo en las urnas en la circunscripción. Conforme a la legislación vigente, el importe de esta subvención al mailing no computará dentro del límite de gasto para la campaña electoral al que debe atenerse cada partido "siempre que se haya justificado su realización efectiva".



Votar sólamente les fomenta




Keep it to yourself



El primer mes de Syriza


Hace poco más de un mes desde que Syriza ganó las elecciones y formó un gobierno. Un mes puede ser un periodo muy largo de tiempo en la crisis griega, y el entusiasmo y la esperanza que dieron la bienvenida a la victoria izquierdista parecen ya algo de un pasado lejano. Las primeras semanas del nuevo gobierno han sido una mezcla de acción, inacción, retirada y rendición a medida que se ha ido acostumbrando a la nueva situación, tanto en Grecia como en Europa.

La noticia de la victoria de Syriza fue recibida con alegría por toda la izquierda europea. Un partido antiausteridad de izquierdas había ganado unas elecciones con grandes promesas de cambiar Europa. Este entusiasmo se atemperó en cierto modo por la coalición de Syriza con el partido de derechas Griegos Independientes (ANEL de aquí en adelante). Este movimiento no fue una sopresa, ya que los dos partidos, opuestos firmemente a las medidas de austeridad, habían mantenido una alianza informal durante algún tiempo. Pese a que ANEL se hizo con la valiosa cartera de Defensa, por ahora se han mantenido en un segundo plano.

La formación de una coalición con ANEL era una muestra de que el principal objetivo del nuevo gobierno era crear un frente antiausteridad para llevar a cabo las negociaciones con la troika (FMI, UE, BCE). Syriza fue elegida con la promesa de terminar con los memorándums, los infames acuerdos del rescate por los que se ha regido el estado griego durante los últimos cinco años. La retórica de Syriza empezaba por proclamar el fin de los rescates y la muerte de la troika.

Desde esta cumbre retórica, Syriza ha ido descendiendo gradualmente durante las semanas siguientes. La declaración de que la deuda griega sería cancelada fue retirada de un plumazo. El carismático ministro de Finanzas Yanis Varoufakis manifestó que el 70% de los acuerdos del rescate era bueno, y que solo quería cambiar el 30% restante. Aunque Syriza demostró su voluntad de retirarse rápidamente de las negociaciones con los líderes de la UE, estos siguieron erre que erre. En parte fue un movimiento deliberado por parte de la UE con el objetivo de presionar a Syriza a hacer mayores concesiones y así castigar al gobierno de izquierdas del mismo modo que un profesor a un alumno indisciplinado.

Al final un pequeño pánico bancario en Grecia ayudó a que ambas partes llegaran a un acuerdo. La troika no murió, sino que cambió de nombre. Syriza acordó una extensión del anterior rescate por cuatro meses, momento en el que se llegará a un nuevo acuerdo. Syriza consiguió unas pocas concesiones menores como la reducción en el objetivo de superávit primario y la posibilidad de redactar algunas de sus propias reformas. Las palabras con las que se presenta el acuerdo han cambiado, como por ejemplo no nombrar a la troika, pero aparte de eso la extensión del acuerdo implica lo mismo que iba a implementar el gobierno anterior. En solo unas pocas semanas Syriza ha pasado de ir a acabar con los rescates a extenderlos.

La principal diferencia significativa entre Syriza y los anteriores gobiernos en cuanto a los acuerdos del rescate es que Syriza podrá implementar las medidas acordadas con la popularidad a su favor. La guerra de palabras entre el gobierno y los líderes de la UE durante las negociaciones avivó el orgullo nacional en un país acostumbrado a que sus políticos se sometan dócilmente a las exigencias de la troika. Aunque hay dudas sobre la extensión, Syriza es, por el momento, un gobierno popular y fue incluso capaz de convocar una manifestación a favor del gobierno, un hecho casi inaudito en Grecia. El malestar, sin embargo, nunca está muy lejos; la rendición ante la troika está provocando disputas dentro de Syriza y no está claro si el acuerdo se someterá a votación en el parlamento.

Una razón que explica la popularidad de Syriza es su magnífico uso del simbolismo. Los primeros días del nuevo gobierno vieron muchos gestos simbólicos dirigidos a crear la impresión de un nuevo comienzo. Por primera vez un primer ministro hacía un juramento civil en lugar de uno religioso. Se retiraron las vallas que han rodeado el parlamento durante los últimos años. También se ha contenido a la policía. Durante el transcurso de una manifestación antifascista, se les dijo a los antidisturbios que se sentaran y observaran, mientras se permitía a los manifestantes incluso pintar las furgonetas policiales (aparentemente los policías se quedaron “confundidos e indecisos”). En la misma manifestación hace un año la policía golpeó y persiguió a la gente hasta en el metro.

El simbolismo temprano tenía como objetivo manifestar una ruptura con el pasado, pero las siguientes medidas han indicado una continuación con las prácticas anteriores. Syriza propuso y eligió a Prokopis Pavlopoulos como presidente de la república. Pavlopoulos representa el viejo orden de la política griega: fue un alto cargo de Nueva Democracia y ministro de Interior durante las revueltas de Diciembre de 2008. Su elección representa más una reconciliación que una ruptura con el viejo orden.

Aparte del simbolismo y las negociaciones sobre la troika, otra de las acciones de Syriza ha tenido un mayor impacto positivo. Tras otro suicidio en el campo de detención de migrantes en Amygdaleza, un ministro de Syriza visitó el centro y ordenó la liberación de los detenidos. Ya se ha liberado a mucha gente de la red de campos de detención de migrantes que hay por toda Grecia, y se espera que se libere a más. Otras medidas podrían acabar con los peores abusos que el estado griego comete con los migrantes.

Otras promesas preelectorales se han pospuesto o no se han llevado a cabo. El destino de la controvertida mina de oro en Skouries es incierto, ya que Syriza parece reacia a actuar con determinación contra una de las pocas grandes inversiones extranjeras en Grecia. Como parte de la extensión del rescate, se prevé que se lleven a cabo bastantes privatizaciones, en lugar de ser paralizadas. La promesa de la restauración del salario mínimo tiene que esperar a 2016 como pronto.

Syriza ahora se enfrenta al mismo problema al que se han enfrentado los anteriores gobiernos griegos: cómo implementar las medidas de austeridad que van de la mano de los impopulares rescates. Su actual popularidad, impulsada por varios gestos simbólicos, ayudará en este proceso. Pero después de haber esperado tanto a que Syriza acabase con la austeridad, su retroceso va a decepcionar a muchos. La noche del jueves unos pocos cientos de manifestantes marcharon por Atenas y se enfrentaron a la policía en los primeros disturbios a pequeña escala bajo el gobierno de Syriza. Aunque insignificantes, estos disturbios muestran que no todo el mundo sigue su camino.


Relacionado:


Sí se puede





¡Viva las Fuerzas Armadas! ¡Viva la Guardia Civil!



El líder de (PODEMOS), Pablo Iglesias ha mostrado su claro apoyo a las Fuerzas de Seguridad del Estado este sábado 14 de marzo 2015 durante el acto de campaña electoral de su formación en Málaga (Andalucía). “Viva las Fuerzas Armadas, Viva la Guardia Civil, Viva los agentes de Policía” de España. En un acto donde se ha visto por primera vez ondea la bandera de España, en un acto de (PODEMOS), Iglesias ha asegurado que su Partido ha salido para ganar, y no “salir para perder” como hace el Partido Popular de mariano Rajoy. “Vamos llenar el mitin de Dos Hermanas del próximo viernes 20 de marzo 2015 de banderas de España” y de todos los colores.


El secretario general de (PODEMOS) asegura que mantuvo una conversación “con la comandante del Ejército de Tierra (ET), Zaida Cantera, “y con su esposo”, revela el líder de (PODEMOS). “Un ejemplo de valores, de dignidad”, afirma Iglesias y reitera “un ejemplo de militares demócratas”, dice y afirma que la comandante Zaida Cantera criticó el silencio de (PODEMOS) por “no defender suficientemente a los profesionales de las Fuerzas Armadas” y de los Cuerpos y Seguridad del Estado de la nación española.

Pablo Iglesia le ha contestado en un acto público de (PODEMOS y lo ha dicho así: “Hoy” en Málaga, “yo les hago un homenaje: ¡viva esos militares demócratas; esos Guardias Civiles; esos agentes de policías que querían poner las esposas a los corruptos” políticos del (PP-PSOE) y de la “casta”, homenajea el secretario general de (PODEMOS), Pablo Iglesias. “Son ciudadanos de un uniforme y están para el cambio, no sobra a nadie” en (PODEMOS), manifiesta Iglesias. “Contamos con ellos”, sigue y afirma que (PODEMOS) “está muy orgulloso por” el “trabajo” de las Fuerzas de Seguridad de España.

Pablo Iglesias: “¿Vosotros creías que Mariano Rajoy ha planteado las elecciones en Andalucía para ganar?; no quiere ganar” las elecciones en Andalucía; “quiere que en Andalucía gane los mismos de siempre”. Tiene ya el pastel repartido: “Yo en Madrid, tú en Sevilla y después, pactamos en los “despachos” la corrupción, el engaño y las mafias, denuncia el líder de (PODEMOS) y reclama: “Andalucía no es de ningún Partido, tampoco de (PODEMOS)”, Andalucía pertenece a los Andaluces. “Lo que teme” el presidente del Gobierno del Partido Popular, Mariano Rajoy, “es que gane (PODEMOS”.

Pablo Iglesias: “¡Qué vergüenza que haya niños que pasen hambre en Andalucía! ¿Cómo se puede llamar patriota así mismo al mismo tiempo que tenemos una presión fiscal a 7 puntos por debajo de la media europea?; al mismo tiempo que casi la Sociedad Inversora de Capital Fijo (SICAF) no tributa; al mismo tiempo que los paraísos fiscales casi no tributan. ¡Qué sin vergüenzas!”

Pablo Iglesias: “Le pedimos en el Parlamento Europeo una comisión de investigación” sobre las actuaciones de “Jean Claude Juncker al que votaron el Partido de las flores (el PSOE de Pedro Sánchez) en la mano y el Partido de las pulseritas” (el PP de Rajoy)”, como presidente del Parlamento europeo.Pablo Iglesias ¡Viva las Fuerzas Armadas, Viva la Guardia Civil, Viva los agentes de Policía! de España.

Por su parte, el candidato de (PODEMOS) en Málaga, el periodista malagueño Félix Gil Sánchez, ha criticado los recortes impuestos por la Troika con la complicidad del gobierno del (PP). “Unas grandes empresas y multinacionales” que no pagan los impuestos” como se debe. “Nos hemos enfrentado a la vez a la Troika y a la Trinca” de multinacionales y grandes empresas instalados en España, “¿dónde están José Maria Azar” del Partido Popular y “Felipe Gonzàlez” del PSOE?, están instalados en los consejos de administraciones y grandes empresas, ha denunciado. Por eso los ciudadanos más pobres y las Pequeñas y Medianas Empresas están pagando “toda la carga de los recortes” impuesto por la Troika.

Carlos Jiménez Villarejo: “El tribunal supremo ha citado a declarar a expresidentes de la Junta de Andalucía”, donde gobierna el Partido Socialista Obrero España (PSOE) desde hace más de 30 años. “Una casta que ha hecho del delito” una forma de gobernar Andalucía y España, ha denunciado el fiscal y militante de (PODEMOS) Carlos Villarejo.

Finalmente, la candidata de (PODEMOS) a la Junta de Andalucía, Teresa Rodríguez, ha defendido a los militantes del Partido Socialistas Obrero Español de Andalucía que mostraron, a través de una carta pública, su cercanía a (PODEMOS).

Rodríguez ha asegurado que ganará las elecciones para cambiar Andalucía, donde “aprendió a tocar el himno de Andalucía con la flauta en el colegio”, ha recordado Teresa Rodríguez. “una generación que comía pan con aceite el 28 de febrero cantando el himno en los patios de colegio”, una canción que hacía un llamamiento a “los andaluces a levantarse para pedir pan, tierra…”, ha recordado Teresa Rodríguez.

http://www.lasvocesdelpueblo.com/pablo-iglesias-viva-las-fuerzas-armadas-viva-la-guardia-civil-viva-los-agentes-de-policia-de-espana/


Relacionado:

"Por qué las ideas y las prácticas libertarias son más actuales que nunca" (charla por Carlos Taibo, CSOA El Retal, Murcia, 2-dic-2014)





CrimethInc.: Work. Kapitalismus - Wirtschaft - Widerstand


Lástima que no tengamos ni idea de alemán, no obstante, el colectivo CrimethInc. lanza este pedazo de libro,  Trabajo. Capitalismo. Economía. Resistencia. Para tod= el/la que quiera ojearlo.

http://www.black-mosquito.org/index.php/crimethinc-work-kapitalismus-wirtschaft-widerstand.html




CHAVS





Leer y/o descargar: Aquí



1. El extraño caso de Shannon Matthews
2. Luchadores de clase
3. Políticos versus chavs
4. Una clase en la picota
5. «Ahora todos somos de clase media»
6. Una sociedad amañada
7. Una Gran Bretaña rota
8. La ofensiva
Conclusión: ¿Una nueva política de clase?


Más textos relacionados: aquí

Aquellas telefonistas de armas tomar


Las señoritas telefonistas -mejor así, en plural- formaron parte del imaginario del Madrid moderno de los años 20 y 30. Mujeres nuevas, trabajadoras en el emblemático Edificio de la Telefónica, paseantes en grupo por la Gran Vía. Su figura de mujer al día, ligada a su condición de trabajadora y a su silueta representada jovial, de peinados a la moda, no encuentra, sin embargo, hueco en el relato de la conflictividad que reinaba en la mayoría de los sectores laborales aquellos años. No fue la de la Compañía Telefónica, en cambio, una historia ajena al conflicto social, y aquellas mujeres, que se asomaban a las revistas antes y al recuerdo hoy con sonrisa amable, fueron partícipes activas de las importantes huelgas de la Telefónica.

Durante la dictadura de Primo de Rivera los servicios telefónicos de España fueron concedidos a la American Telephone and Telegraph (ATT), con un contrato ventajoso que fue duramente criticado en la época. El acuerdo excluía pagos de impuestos para la empresa y permitía una mala situación para los trabajadores. Las tensiones y los conflictos laborales no se atenuaron con la llegada de la Segunda República, a la que se ha acusado de querer dar un mensaje de tranquilidad a las potencias extranjeras, salvaguardando los intereses de la empresa norteamericana.

A partir de este momento la CNT se convierte en el sindicato con más peso dentro de la compañía, y sus obreros declaran la huelga el 4 de julio de 1931. Fue uno de los primeros encontronazos entre la Republica y la clase obrera madrileña. La huelga, que pretendía paralizar el servicio, es un éxito sobre todo en Zaragoza, Barcelona y Sevilla, donde el ejército y la policía reprimen duramente a los trabajadores, con disparos muy recordados en el parque de María Luisa. El resultado final de la huelga y de las sucesivas huelgas que se sucedieron en apoyo durante todo el mes, con la intervención del gobierno (que utilizó a la UGT para reconducir la situación), es un arbitraje favorable a la empresa, aunque se reconocía el derecho de los obreros de tener un contrato de trabajo. Otra de las cosas que se conseguirá en este ciclo de conflictos con la empresa da idea del control al que estaban sometidos sus trabajadores: se les permitiría, al fin, casarse sin perder el puesto de trabajo.

Las huelgas supusieron 2000 detenidos, 30 muertos y 200 heridos, además del despido de numerosos trabajadores, que tendrían que ser readmitidos e indemnizados en 1936, tras una nueva huelga, esta vez de mejor balance para los trabajadores.


Las telefonistas y la Telefónica de hoy

Desde entonces las cosas han cambiado mucho, pero lo han hecho para seguir igual. A Telefónica le han salido muchos competidores y ya no es el monopolio que era, pero eso para los/as trabajadores/as no ha sido ninguna mejora. La subcontratación es norma infranqueable y las condiciones laborales, no sólo en las contratas de compañías telefónicas sino en el inmenso sector de telemarketing o del contact center, son el prototipo de precariedad: encadenación de contratos temporales, constantes cambios de departamento y de horario, presiones y trato denigrante, descansos cronometrados…

Es difícil encontrarnos hoy con huelgas como la de 1931 (entre muchas otras cosas, una ventaja más de la subcontratación: con los/as trabajadores/as divididos/as en múltiples empresas es aún más difícil unirse para atacar al gigante), pero sí se han realizado, por ejemplo, varios paros a lo largo de 2014 para luchar contra estas condiciones, como los de Extel CRM y Atento (subcontratas de Telefónica) o los de los/as trabajadores/as del servicio de Atención al Ciudadano (010) del Ayuntamiento de Madrid.

Desde el pasado noviembre, además, se está llevando a cabo la negociación del convenio colectivo del telemarketing o contact center, al llegar el anterior a su fecha de fin. Por el momento, la patronal ha presentado en febrero su propuesta, que incluye recortar las pausas visuales (descansos) a la mitad, no pagar los primeros tres días de baja en ningún caso, eliminar la referencia a las 39 horas semanales de jornada (lo que le daría libertad a la empresa para distribuir las horas a su antojo), retrasar la categoría de teleoperador especialista dos años (lo que significa retrasar dos años el aumento de sueldo que conlleva), y aumentar el periodo de prueba a 2 meses.

Y esto para las/os “privilegiadas/os” que al menos cuenten con ese convenio, ya que gracias a la reforma laboral de 2012 que permite aprobar convenios de empresa más perjudiciales que el de sector, algunas empresas o grupos de empresas ya se han aprendido el truco de aprobar un convenio basura (poco mejor que el Estatuto de los Trabajadores) en una empresa pequeña donde es más fácil hacerlo (tiene que ser firmado sólo por un delegado sindical en vez de por un comité de empresa), para luego comenzar a contratar a todo el mundo a través de dicha empresa y con ese convenio basura, como es el caso de Adecco Outsourcing.

No esperamos ver de vuelta movilizaciones como la del 31, pero esperamos que todas/os estas/os trabajadoras/es sean conscientes de que siguen teniendo la capacidad de cambiar su situación y no dejen que la Telefónica (y las otras telefónicas) nos devuelvan a las condiciones de entonces.


Lucía Sánchez Saornil. Poeta, periodista y fundadora de Mujeres Libres


Una de las protagonistas de la huelga de la Telefónica de 1931 fue Lucía Sánchez Saornil. Nacida en 1895 en una familia humilde del barrio de las Peñuelas de Madrid, en 1916 entró a trabajar como operadora en la Telefónica, donde continuó hasta ser despedida junto con otras/os 1500 compañeros/as tras la huelga de 1931, siendo readmitida tras ganar los/as trabajadores/as el conflicto laboral de 1936, hasta que emprendió el exilio a Francia en 1939.


Su combatividad y compromiso feminista los demostró no sólo como trabajadora, sino como poeta, periodista y militante anarquista afiliada a la CNT desde la década de 1920, llegando a asumir grandes responsabilidades, asumidas en esta época en su mayoría por hombres, en organizaciones nacidas al calor de la Revolución española.

En mayo de 1936, Lucía Sánchez Saornil junto con Mercedes Comaposada y Amparo Poch fundan en Madrid la revista Mujeres Libres, que se transforma pronto en un movimiento de lucha por la emancipación y libertad de la mujer, la Federación Mujeres Libres. El objetivo era “elevar el rol de la mujer como el del hombre, a un nivel de cultura superior que les permita batallar juntos en la construcción de una sociedad más justa y humana”, lo que llamaba ‘humanismo integral’. Afirmaba que el “feminismo que buscaba su expresión fuera de lo femenino, tratando de asimilar virtudes y valores extraños [masculinos] no nos interesa; es otro feminismo, más sustantivo, de dentro a afuera, expresión de un “modo”, de una naturaleza, de un complejo diverso frente al complejo y la expresión y la naturaleza masculinos”.

Destacamos aquí su figura no sólo a modo de homenaje sino a modo de reseña del libro “Lucía Sánchez Saornil. Poeta, periodista y fundadora de Mujeres Libres” recientemente publicado por Ediciones La Malatesta, en el que se recoge una antología de textos periodísticos de Lucía. Puedes encontrarlo en la propia librería La Malatesta o en otros de los “proyectos permanentes” que aparecen en la página 15 de esta publicación.

Curso de mandalas




Extraído del fanzine materia dispersa #6



3 de marzo 1976 cinco obreros murieron por disparos de la policía.



Lo ocurrido aquel 3 de marzo de 1976 en Vitoria pasará a la historia como uno de los mayores actos represivos acaecidos durante la Transición Española.

Dentro del marco de reivindicaciones laborales y políticas que sacudían la España del momento, en Vitoria, miles de trabajadores iniciaban en enero de 1976 una huelga en contra del decreto de topes salariales y por mejores condiciones de trabajo. El 3 de marzo, con un masivo seguimiento, tenía lugar en la ciudad la tercera huelga general consecutiva. La respuesta policial fue intervenir la asamblea de trabajadores que se celebraba en la Iglesia San Francisco de Vitoria. Tras llamar al desalojo y sin dar tiempo al mismo, se lanzaron contra los trabajadores gases lacrimógenos dentro de la iglesia. Esta acción produjo la estampida de los manifestantes que fue respondida con cargas policiales, disparos de pistola y ráfagas de metralleta.

Aquel día 3 de marzo de 1976, en Vitoria, la represión policial ocasionó la muerte de 5 manifestantes y más de 150 sufrieron heridas de bala. Los autores y responsables de aquella matanza nunca fueron condenados ni las víctimas suficientemente reconocidas. La matanza no fue el principio del fin de la represión sino momento álgido de una realidad en la que trabajadores siguieron muriendo en las calles, que el entonces Ministro de la Gobernación, Manuel Fraga, consideraba suyas.


Menos CCOO y UGT y MÁS SABOTAJE


Arrancada una pancarta de CCOO y UGT del puente del Hospital de Getafe. También han sido tapadas y arrancadas pegatinas de estos cerdos de la Plaza de la Constitución y de la Calle Madrid (inmediaciones del Ayto)

¿Cuántos pasos atrás hay que dar hasta que estalle la guerra?

¿Cuántos pasos atrás tendremos que dar?





Escupe en la tumba (Juanita y los feos)



Escupe en la tumba de tus ancestros
Y deja que lloren de impotencia desde el cielo
Escupe en la tumba de tus ancestros
Y deja que lloren de impotencia desde el cielo

Todo su legado
Sus años de esfuerzo
Quedó sepultado
Debajo del suelo
Todo su legado
Su gran testamento
Se cae a pedazos
Desde el día que se fueron

¿Cuántos pasos atrás hay que dar
hasta que estalle la guerra?
¿Cuántos pasos atrás tendremos que dar?

Vierte el petróleo, propaga el fuego
Deja que ardan los que se lo merecieron
Mójalo todo con queroseno
Deja que ardan las ciudades y los pueblos

¿Cuántos pasos atrás hay que dar
hasta que estalle la guerra?
¿Cuántos pasos atrás tendremos que dar?

Escupe en la tumba de tus ancestros
Y deja que lloren

http://juanitaylosfeos.bandcamp.com/


CC OO de banca pagó a sus delegados 3,7 millones en sobresueldos


Comfia, la poderosa federación de banca de CC OO, repartió 3,7 millones de euros en sobresueldos a sus delegados entre 2008 y 2012, años en los que el sector perdió más de 30.000 empleos y una veintena de entidades fueron rescatadas con fondos públicos. Según las cuentas internas del sindicato, a las que ha tenido acceso EL PAÍS, la crisis del sector contrasta con la solvencia de Comfia, cuyo patrimonio neto creció de los 7,6 millones de 2008 a 12,1 millones en 2012 (un 59 %). Buena parte de esta saneada situación se explica por las aportaciones que las cajas, bancos, aseguradoras y patronales hicieron al sindicato: 8,3 millones de euros.



Los apuntes contables reflejan que los complementos salariales se concentran en la ejecutiva estatal (1,97 millones) y la federación de Madrid (0,49 millones), aunque los beneficiarios son más de 100 personas. Los delegados de Comfia en Cataluña no están incluidos porque su sección es la única que consolida cuentas a nivel territorial y no sectorial.

Los receptores de los complementos —de unos 20.000 euros anuales en los casos más elevados— ejercen en su gran mayoría la actividad sindical como liberados, es decir, cobran el sueldo de las entidades financieras de las que proceden. Un portavoz de CC OO explica que el sueldo anual medio en el sector es hoy —tras los ERE y recortes salariales— de unos 45.000 euros, cifra que supera los 65.000 euros en los casos con más antigüedad.

El patrimonio del sindicato creció de 7,6 millones en 2008 a 12,1 en 2012

Estos sobresueldos fueron objeto hace dos años de una inspección de la Seguridad Social ya que, aunque pagaban el Impuesto de la Renta, no cotizaban a este organismo. Tras un año de negociaciones, el sindicato empezó a hacerlo, aunque la Seguridad Social no adoptó ninguna medida por los ejercicios anteriores.

Las cuentas de Comfia —que incluyen otras actividades con menor peso como consultorías y que el año pasado se fusionó con la Federación de Comercio y Hostelería— muestran que las cuotas de los afiliados han sido su principal vía de financiación, con 34,3 millones en los cinco años. A grandes rasgos, estas cuotas cubren los gastos de funcionamiento de la federación, mientras las ayudas de las empresas han permitido pagar los sobresueldos y aumentar el patrimonio, destinado en su mayor parte (11,6 millones a 31 de diciembre de 2012) a inversiones financieras.

Comfia se ha consolidado en los últimos años —la última vez esta misma semana en banca— como primer sindicato en el sector financiero, con un apoyo del 30 % al 50 % de los trabajadores, según año y entidad. La afiliación también ha crecido notablemente durante la crisis, al pasar de 99.000 a 120.000 personas.

La lista de los mayores beneficiarios de los complementos salariales está copada por miembros de la Ejecutiva Estatal de Comfia, formada por entre 35 y 49 miembros en este tiempo. Le siguen las de Madrid, Cantabria, Navarra y Aragón. Eduardo Alcaín Tejada, coordinador de Áreas de Comfia, fue quien más dinero percibió en estos cinco años, 92.301 euros. Le siguen a poca distancia Rafael Muñoz Moreno, secretario de Comunicación; Manuel Sánchez Montero, secretario de Acción Sindical; y José María Martínez López, secretario general.

Los complementos salariales se concentran en la ejecutiva estatal

Las cuentas de Comfia ponen de manifiesto que fueron las cajas de ahorro las que más financiaron al sindicato. Por una parte, y a excepción de Banesto —hoy integrado en el Santander—, las entidades de ahorro dieron más "ayudas directas". En segundo lugar, el sindicato tenía en las cajas una segunda vía de financiación por el cobro de dietas de los consejos de administración. Destaca también que las tres patronales del sector —AEB, Acarl y Unespa— aportaran un total de 464.000 euros. Comfia recibió entre 2008 y 2012 4,98 millones de euros en "ayudas directas" y otros 3,38 millones por dietas de los consejos de administración de las cajas.

Por entidades, La Caixa fue la entidad que más aportó a la federación: 2,24 millones. De ellos, 1,04 millones corresponden a ayudas directas y 1,2 millones a las dietas de los delegados en los consejos de administración de la caja y las empresas participadas. La segunda entidad más generosa fue Caja Madrid, con 1,13 millones, aunque esta cifra incluye a partir de 2011 los importes correspondientes a Bankia, resultante de la fusión de ocho entidades. Le siguen Cajasol, hoy integrada en La Caixa, con 554.000 euros, y Caixa Catalunya, hoy rescatada y vendida al BBVA, con 344.000 euros (en esta cifra faltan apuntes contables de algún año).

La cuantía de las ayudas directas guarda poca relación con el tamaño de las entidades. Así, la contribución de La Caixa es casi 10 veces superior a la de un banco como el BBVA, mientras pequeñas cajas como la extinta Cajasol se sitúan en los primeros lugares de la lista. Este diario ha solicitado a los mayores contribuyentes los conceptos por los que fueron concedidas estas ayudas, así como los criterios seguidos para fijar su importe. Las respuestas coinciden en señalar que las ayudas compensan los gastos de la actividad de los sindicatos —reuniones, viajes...— según su representatividad, tal y como fijan los convenios colectivos y otros acuerdos. También incluyen otras partidas como la prevención laboral.

Las respuestas, sin embargo, no aclaran las diferencias observadas entre las ayudas recibidas. En la mayoría de los casos, la cifra anual aportada se establece sin relacionarla con los gastos reales soportados, a excepción de Santander y BBVA que fijan "una cantidad máxima anual" y la pagan "según los recibos correspondientes". La Caixa añade a estos conceptos una ayuda de nueve euros por voto logrado en las elecciones sindicales.

Comfia: “Los complementos salariales son legales y justos”

La cúpula de la antigua Comfia defiende con firmeza los complementos salariales, que califica de "legales y justos". "La defensa de los trabajadores es un freno para el desarrollo profesional del trabajador", sostiene José María Martínez López, secretario general de la Federación de Servicios de CC OO. "Si no compensamos a los delegados, creamos fuertes incentivos para que dejen la actividad sindical", añade. Benito Gutiérrez, secretario de Organización y Finanzas, destaca que "que un cuadro sindical está 24 horas al día pendiente de la organización. Es justo compensarlo".

Comfia defiende la "transparencia" de los sobresueldos, "que están recogidos en las cuentas anuales". Este extremo es cierto en parte a lo referente a la Ejecutiva Estatal, aunque la cuantía reflejada es menor a la real ya que buena parte de ellos son pagados por otros niveles en la estructura del sindicato. Varios afiliados consultados muestran, sin embargo, su "sorpresa" por la cuantía de los complementos y recuerdan que "nunca se ha informado sobre el importe cobrado por cada persona".
Los dirigentes apoyan las ayudas recibidas de la banca: "Nuestra actividad sindical es cara por la dispersión de los centros de trabajo". Sobre las diferencias entre entidades, el sindicato precisa que "cada una es un caso aparte según la estructura interna, implantación territorial y acuerdos alcanzados en las últimas décadas". Los responsables de Comfia presumen de "la solvencia y buena gestión de la federación, como reconocen los trabajadores elección tras elección".

http://economia.elpais.com/economia/2015/02/14/actualidad/1423938270_767963.html

Relacionado:
http://economia.elpais.com/economia/2015/02/15/actualidad/1424031088_302659.html