Incendia la tienda donde trabaja porque "se aburría y quería irse a casa"

Los daños se valoran en más de 1.200.000 euros

Una menor de 15 años ha prendido fuego a la tienda donde trabaja porque, según reconocía en el Tribunal, "se aburría y quería irse a casa". La adolescente señalaba que estaba cansada de apilar los estantes y que por ello decidió quemar los residuos de cartón que estaban amontonados en el establecimiento.

Incendia su trabajo

Los bomberos llegaron unas horas más tarde cuando el fuego ya había alcanzado el resto de locales, pero hasta la media hora no consiguieron hacerse con el control. El personal y los clientes fueron evacuados debido al peligroso humo que se había formado. Los daños se valoran en más de 1.200.000 euros.

La defensa de la adolescente afirma que " encendió la esquina de una caja y no esperaba que se extendiera más allá de la zona en la que estaba. Pensó que podría provocar alguna perturbación , suficiente para que ella sea capaz de volver a casa", señala. "No tenía la intención de hacer daño a nadie".

El juez ha ordenado asistencia psiquíatrica para la joven antes de concluir la sentencia. Finalmente, se le ha concedido libertad bajo fianza y con la condición de no acceder a ningún establecimiento sin la supervisión de un adulto, informa Mirror.

Autodefensa laboral III. Modificaciones de condiciones de trabajo y relaciones laborales especiales: becarios/as y falsos/as autónomos/as.

Tras hablar en números anteriores de convenios colectivos, contratos, nóminas y despidos, este mes retomamos la sección de Autodefensa laboral para hablar de una situación a la que cada vez más personas que aún mantienen su trabajo se ven sometidas: las modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo.

También trataremos los frecuentísimos contratos de becarios/as o de falsos/as autónomos/as que realmente encubren una relación laboral.


La flexibilidad interna. Modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo

Comentábamos en estas páginas hace ya unos meses cómo el concepto de la flexibilidad había sido uno de los estandartes enarbolados por la patronal y cómo con cada reforma laboral se había ido profundizando. Hablamos de la flexibilidad externa o abaratamiento de los costes del despido y ahora vamos a tratar la llamada flexibilidad interna, o las modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo (MSCT) que suponen un cambio en nuestro trabajo pero sin llegar a suponer nuestro cese.

Como ya hemos dicho, su regulación legal ha sufrido ampliaciones constantes, permitiéndose mayores recortes en derechos y con requisitos cada vez menores desde los años ´8banksy-sweatshop-simpsons0, pero es en las reformas laborales de 2010 (PSOE) y 2012 (PP) cuando más se facilitan y, por tanto, más se aplican. En ambas reformas laborales se nos explicaba que dar mayores facilidades a la empresa para realizar cambios en el contrato de trabajo daría facilidades a éstas para evitar despidos, dado que cambiando salarios, jornadas, turnos, etc., podrían hacer frente a las fluctuaciones del mercado sin tener que acudir al despido, pero la experiencia nos está demostrando que nada es más lejano a la realidad: las empresas están utilizando las MSCT como arma para obligar a los/as trabajadores/as a irse del trabajo por no poder soportar las nuevas condiciones o como paso previo a un despido, dado que al reducir el salario o la jornada, el futuro despido saldrá más barato.

Causas de MSCT y procedimiento.

Todo ello viene recogido en los artículos 39 a 41 del Estatuto de los Trabajadores, pero aquí intentaremos hacer un resumen algo más entendible.

Las causas por las que una empresa puede llevar a cabo una modificación de condiciones de trabajo son las mismas que en el número de agosto de esta publicación reseñábamos para los despidos objetivos, esto es, económicas (situación económica negativa, pérdidas actuales o previstas), organizativas (cambios en la organización interna de la empresa) o productivas (cambios en los productos que la empresa vende).

Los cambios podrán afectar a la duración de la jornada (generalmente para reducirla, y con ella el salario), al horario, a los turnos, al salario, a las funciones y, en caso de la movilidad geográfica, al centro de trabajo.

Al igual que con los despidos objetivos, la modificación deberá ser notificada por escrito, en el que se nos expliquen las causas que motivan los cambios y con un preaviso de quince días.

Una vez notificado, al trabajador le quedan tres opciones: aceptarlo, resolver el contrato voluntariamente con derecho a una indemnización de 20 días por cada año trabajado y un máximo de 9 mensualidades (y con derecho a cobrar el paro) o demandar judicialmente (opción complementaria a la que desde estas páginas recomendamos hasta la saciedad: organizarnos con nuestros/as compañeros/as para hacer frente al/la empresario/a).

Un apunte, como bajar-los-salarios_54322696331_53389389549_600_396decíamos al inicio, muchas veces la MSCT es seguida por un despido por causas objetivas, por lo que la aceptación de la modificación (además de demostrarle al/la jefe/a que no vas a dar mucha guerra si te echa, por lo que seguramente seas el/la primer/a despedido/a), te va a suponer que tu indemnización por despido, así como la prestación por desempleo, se calcule con tu nuevo salario reducido.

Para el caso de que se decida demandar a la empresa, vale todo lo dicho para los despidos objetivos: la empresa no sólo tiene que alegar y explicar las causas, también debe de probarlas y tú puedes utilizar para negarlas esos cobros que la empresa hace en negro y que no se reflejan en las cuentas, los gastos personales del/la jefe/a pagados por la empresa, las horas extras no pagadas que se hacen… Por eso conviene ir recogiendo esas pruebas que te pueden librar de una reducción de salario, un cambio de centro de trabajo a un pueblo perdido o directamente a un despido. Además, en caso de perder el juicio, se tiene derecho a abandonar la empresa con la indemnización de 20 días por año que antes señalábamos.

Es importante resaltar que aunque la empresa no haya seguido los trámites obligatorios (por escrito, preaviso, explicación de las causas), estaremos ante una MSCT, por lo que de no impugnarla judicialmente, te quedarás con ella para siempre. Así, al grito de “¡Desde mañana estás en el turno de tarde porque yo lo digo!” o “A partir de ahora se trabajan los sábados” se puede responder con una demanda que tiene todas las papeletas para ganarse.

Si la MSCT afecta a más de 9 trabajadores/as en empresas de menos de 100, o al 10% en empresas mayores, se considera que es de carácter colectiva. La empresa tendrá que llevar un proceso de negociación con los/as representantes/as de los/as trabajadores/as.

Que la empresa cumpla con todos los requisitos señalados es algo que a nosotros/as no nos beneficia, ¡cuidado con pasarse de listillo/a y decirle al/la jefe/a que has leído en el TxH que te lo tiene que dar por escrito y con preaviso! Cuantas más formalidades se salte, más difícil será que se te aplique la modificación.

Suspensión del contrato de trabajo.

Otra de las medidas de flexibilidad interna es la suspensión del contrato de trabajo, los famosos ERTE o ERE temporal. Alegando las tantas veces repetidas causas organizativas, técnicas, productivas o de organización, la empresa puede suspender los contratos mandándote al paro durante un período de tiempo. Independientemente del número de trabajadores/as al que afecte, tiene que realizarlo de forma negociada (lo que no quiere decir que si no hay acuerdo no pueda aplicarse) y comunicarlo a la Dirección de Trabajo.


Nuevamente, las alternativas ante esto pasan por tragar o demandar (y enfrentarse a la empresa de manera colectiva, dado que al afectar a varios/as trabajadores/as y tener un tiempo de negociación, hace más efectivas todas lexplotacionas herramientas de presión colectiva).

Ten en cuenta que aunque suene estupendamente cobrar del paro durante unos meses, este tipo de acciones de la empresa suelen ser seguidas del despido, por lo que cuando te veas en la calle, habrás consumido un período de paro que te podría venir muy bien más adelante.

El plazo para impugnar todo lo relatado hasta ahora en esta página es de 20 días, así que no le des muchas vueltas.

(Falsas) relaciones laborales especiales.

Lo hemos llamado relaciones especiales aunque estrictamente ese término no les sea aplicable. Queremos tratar algunas de las trampas cada vez más extendidas para sacar una relación laboral de los derechos que otorga el Estatuto de los Trabajadores (ET) y el convenio colectivo. En la primera entrega de esta serie de Autodefensa laboral (en el número de julio) explicábamos que el estar amparado/a por el ET nos da derecho a un salario, vacaciones, jornada máxima de 40 horas, ciertos permisos y cotización a la Seguridad Social que nos dará lugar a prestaciones por desempleo, por incapacidad o por jubilación. Todo esto tiene un coste económico para la empresa que ésta intenta ahorrarse y las formas más comunes es a través de la utilización de (falsos/as) becarios/as y (falsos/as) autónomos/as, cuando no directamente por trabajadores/as sin contrato.

Becarios/as.

Según se ha ido estableciendo judicialmente, la beca está “orientada a posibilitar el estudio y formación del becario”. En caso de que se trate de “obtener un trabajo necesario para el funcionamiento o la actividad de la empresa, la conclusión es que la relación será laboral”. Con estos extractos de sentencias del Tribunal Supremo, nos podemos hacer a la idea de que muchas de las becas esconden realmente una relación laboral ordinaria, que debería contar con todos los derechos que antes avanzábamos.

Cuando hablamos de becas, las más frecuentes son las becas de colaboración y las de prácticas en empresas. Las primeras son continuas en las universidades: aulas de informática, bibliotecas, tareas administrativas son cubiertas por becarios/as de colaboración que por un mísero sueldo realizan funciones que nada tienen que ver con su preparación académica y que están haciendo unas labores idénticas al personal contratado por la universidad.

Las becas de prácticas en empresas supuestamente sirven para tomar contacto con el mundo laboral, pero en la realidad se trata nuevamente de utilizar mano de obra prácticamente gratuita y sin derechos para realizar las actividades normales en la empresa.

No hay un criterio claro de cuándo estamos ante una beca o una relación laboral, por lo que se trata de fijarnos en una serie de elementos como si existe un plan de formación y un/a tutor/a que vigile las prácticas, a quién realmente está beneficiando la beca, la sujeción a un horario, la existencia de órdenes de trabajo…

Si se demuestra judicialmente que eres un/a trabajador/a y no becario/a, tendrás derecho a cobrar el sueldo que marque el convenio colectivo, a indemnización por despido, a cotización a la Seguridad Social…



Destacamos aquí el intento de crear una asamblea de becarios/as en la Universidad Complutense, que pese a no llegar a cuajar del todo, logró varias sentencias judiciales que declaraban que algunas becas escondían una relación laboral común y la página web www.nomasbecasportrabajo.org en la que, aunque disentimos de algunas de sus peticiones, tienen materiales y explicaciones muy interesantes.

Autónomos/as.

Otra de las figuras utilizadas por las empresas para ahorrar costes laborales es la del/la falso/a autónomo/a. Se trata de utilizar a un/a trabajador/a que debería estar contratado/a laboralmente aplicándole las condiciones de autónomo/a: él/ella tiene que pagarse las cuotas de la Seguridad Social, no tiene derecho a vacaciones, la empresa no asume el riesgo de pagar por bajas o despidos…

Es muy frecuente en transportistas, informáticos/as, comerciales, etc., pero que sea frecuente no quiere decir que sea legal, por lo que es factible demandar y ganar cuando se da esa situación.

¿Cuándo estamos ante un/a falso/a autónomo/a? Cuando se den características de dependencia (control por parte de la empresa) y ajenidad (tú no asumes los riesgos de tu actividad ni los beneficios de la empresa). Como con los becarios/as, hay una serie de indicios que nos llevarán a definir si estamos ante un/a falso autónomo como la remuneración fija independientemente de tu trabajo, jornada fija y dirigida por la empresa, uso de los medios de la empresa (centro de trabajo, vehículo, materiales…), etc.

La consecuencia de aplicarse la normativa laboral común es que, además de devolverte lo cotizado como autónomo, tendrás derecho al salario de convenio, vacaciones, permisos, etc.

Destacamos la campaña que se ha lanzado, a raíz del despido de tres trabajadores de CNT en la empresa ADSLZone, denunciando la extensión de los falsos autónomos con el hashtag #StopFalsosAutónomos y el blog www.falsosautonomos.wordpress.com


Comparte y difundehttp://www.todoporhacer.org/autodefensa-laboral-iii-modificaciones-de-condiciones-de-trabajo-y-relaciones-laborales-especiales-becariosas-empleadosas-del-hogar-y-falsosas-autonomoas

Listado de las dimisiones tras el escándalo de las 'tajetas b' de Caja Madrid


Caja Madrid
  • José María Buenaventura, hasta ahora director del gabinete de la secretaría de Estado de Hacienda, el último en presentar su dimisión. 
  • José Ricardo Martínez, secretario general de UGT-Madrid, también ha cesado de su cargo tras aparecer también su nombre en el informe de Bankia. 
  • El gerente de la Empresa Municipal de Vivienda de Boadilla, Manuel José Rodríguez, dimite a petición del alcalde. 
  • Ángel Gómez del Pulgar también abandona la Ejecutiva del PSM tras el escándalo y también lo hace el dirigente de CC OO Rodolfo Benito. 
  • El director general de Economía de la Comunidad de Madrid Pablo Abejas y Carmen Cafranga, de la Fundación Caja Madrid, también fuera.
  •  28 exconsejeros de la entidad utilizaron la 'tarjeta B' tras haber sido cesados.


Ver más en:
http://www.20minutos.es/noticia/2255641/0/escandalo/dimisiones-caso-tarjetas/caja-madrid/#xtor=AD-15&xts=467263

http://www.europapress.es/economia/noticia-quien-dimitido-escandalo-tajetas-caja-madrid-20141003162449.html#.VC7ZqxGmlc0.facebook

http://www.eldiario.es/economia/GRAFICO-gastos-tarjetas-Caja-Madrid_0_309369334.html

Las fábricas no se queman por si mismas...

Las fábricas no se queman por si mismas... Necesitan tu ayuda. Aprende a quemar.


Guerilla poster art en Austin, Texas, ca. 1982.

Getafe: El Gobierno de Juan Soler ordena desmantelar un huerto solidario hecho por vecinos en un terreno abandonado


  • Se trata de un pequeño huerto colectivo cuyos productos iban a ser donados a las familias necesitadas del barrio de El Bercial


  • Durante meses, los vecinos han limpiado, desbrozado, acondicionado y plantado un pequeño terreno abandonado junto a la M-45


huerto_solidario_bercial_getafe

Hace unos meses, un grupo de vecinos y vecinas del barrio de El Bercial se pusieron en contacto con la Asociación Vecinal NUBER para que ésta actuara como mediadora entre ellos y el Ayuntamiento de Getafe. Su objetivo era conseguir permiso para gestionar un pequeño terreno, ubicado detrás del centro comercial y la M-45, que se encontraba abandonado, lleno de matojos, escombros y suciedad. Para ello, presentaron un proyecto social, en el que se incluían talleres con niños y niñas de plantación de semillas y el cuidado de las plantas. Además se posibilitaba la participación activa de personas mayores, con lo que se veía muy interesante la relación intergeneracional entre los mayores y los niños y niñas. Sin olvidar el carácter social del huerto, pues toda su producción iba a ser donada de forma íntegra al banco de alimentos que Cáritas tiene en el barrio de El Bercial, y que actualmente atiende a 54 familias con niños y niñas menores que no tienen ningún tipo de ingreso económico.

Pasado el tiempo, y sin tener contestación alguna por parte de la Delegación de Medio Ambiente, los vecinos y vecinas se ocuparon de recuperar el suelo que se encontraba abandonado, limpiándolo de escombros, procediendo al desbroce de matojos y a remover la tierra que no estaba en buenas condiciones al contener restos de material de obra. Finalmente, recuperaron objetos por el barrio, como neumáticos que pintaron y usaron como tiestos, plantando en ellos varias especies aromáticas, otorgando al espacio una visión mucho más agradable que la que encontraron. Y esto, durante el verano, de sol a sol, con sus propias manos, esfuerzo e ilusión por llevar adelante el proyecto.

Tras acabar el verano, y realizar la primera plantación de judías, sus ilusiones se han ido al traste. El Gobierno de Juan Soler, por mediación de su concejal de Medio Ambiente, Jesús Burranchón, tras una inspección ha ordenado restituir el terreno “en el estado en que se encontraban con anterioridad”. De no ser así, y trascurridos tres días de plazo, “se procederá de oficio y sin más trámite, en su caso, al citado desmantelamiento” por parte de los servicios municipales.

Este medio se ha puesto en contacto con una de las personas que colaboraban en el huerto, el cual se pregunta: “¿qué daño puede hacerle al Ayuntamiento que los vecinos y vecinas estemos sacando adelante, con nuestro esfuerzo y nuestros recursos, un espacio que estaba abandonado para darle una función social?”, y continua, “nosotros no queremos saber nada de política, solo queremos echar una mano a nuestros vecinos que lo están pasando mal, y en ello pusimos mucha ilusión y muchas horas de trabajo, de las personas voluntarias que hemos estado las tardes de verano limpiando, segando, llevando agua en garrafas desde nuestras casas, removiendo tierra y comprando las plantas que actualmente se encuentran plantadas”. “No entendemos nada, y menos que tengamos unas personas ocupando unos puestos en el Ayuntamiento que tengan tan poca sensibilidad social hacia los vecinos que dicen representar. Estamos muy enfadados”.

Preguntados por lo que van a hacer, contestan resignados “hemos quitado lo poco que teníamos, los neumáticos abandonados que recuperamos de varias parcelas y que el propio Ayuntamiento no se ocupa de limpiar, hemos vaciado la compostera, recogido las pocas herramientas que teníamos, pero las plantas de las judías no las vamos a arrancar, si ellos lo quieren hacer, pues adelante…”. Finalizan diciendo que “estamos planteando movilizar al barrio, recoger firmas, contar lo que ha pasado, porque la indignación nos supera. Parece que esos señores, que cobran dinero público y que no tienen necesidades económicas porque viven a nuestra costa, han ganado a los vecinos que sin ánimo de lucro, han trabajado a destajo para los vecinos que lo necesitan, no como el Alcalde y sus concejales”.

Recordemos que, el pasado mes de mayo, el Gobierno de Juan Soler también prohibió la realización de la tradicional Fiesta de la Primavera Solidaria en El Bercial, actividad orientada principalmente para niños y niñas al contar con títeres, cuentacuentos y talleres gratuitos, y que como novedad iba a realizar una recogida de alimentos para donarlos a las familias necesitadas del barrio a través de Cáritas.

huerto_solidario_bercial_getafe_2

Buñuel y el trabajo



"-Pobres trabajadores. ¡Cornudos y apaleados! El trabajo es un maldición, Saturno. ¡Abajo el trabajo que se hace para ganarse la vida! Ese trabajo no dignifica, como dicen, no sirve más que para llenarle la panza a los cerdos que nos explotan.

Por el contrario, el trabajo que se hace por gusto, por vocación, ennoblece al hombre. Todo el mundo tendría que trabajar así. Mírame a mí: yo no trabajo. Y, ya lo ves, vivo, vivo mal, pero vivo sin trabajar."

Tristana (1970). Luis Buñuel.


El trabajo: una introducción


TRABAJO

¿Qué hay de malo en trabajar?

Para la mayoría de nosotros/as, nuestras vidas están dominadas por el trabajo. Incluso cuando no estamos trabajando, estamos yendo o viniendo del trabajo, preocupándonos por él, tratando de recuperarnos del trabajo para poder volver al día siguiente, o simplemente intentando olvidarnos de él.

O incluso peor, no tenemos trabajo y entonces nuestra mayor preocupación es tratar de encontrarlo. O somos una de esas personas – mujeres, sobre todo- cuyo trabajo doméstico y de cuidados ni siquiera cuenta como trabajo remunerado.

A muchos/as de nosotros/as nos da igual el trabajo que hacemos, solamente necesitamos el dinero para seguir adelante. Y a final de mes, nuestro saldo bancario apenas es diferente al del mes anterior. Nos pasamos los días mirando el reloj, contando los minutos que faltan para irnos a casa, los días hasta el fin de semana, los meses hasta las próximas vacaciones…

Incluso los/as que trabajamos en algo que realmente disfrutamos, no controlamos nuestro trabajo. Nuestro trabajo nos controla, lo vivimos como una fuerza ajena. La mayoría no decidimos a qué hora llegar a trabajar o a qué hora marcharnos, ni el ritmo o volumen de trabajo, los productos que hacemos o los servicios que proporcionamos, ni cómo lo hacemos.

Por ejemplo, a las/os enfermeras/os les puede encantar cuidar de sus pacientes pero aun así estar frustradas/os por la falta de camas y de personal, los turnos estipulados como castigo y los arbitrarios objetivos de gestión. Y puede que las/os diseñadoras/es disfruten siendo creativas/os pero encuentren su creatividad restringida: no se les da rienda suelta para innovar como quieran, teniendo que copiar a menudo productos ya existentes que sus jefes/as saben que se venderán.

Paradójicamente, mientras que millones de personas están sobrecargadas de trabajo, aguantando a duras penas altas cargas de trabajo y largas jornadas laborales, otros tantos millones de personas están desempleadas y desesperadas por trabajar.

A nivel mundial, millones de personas mueren cada año a causa de su trabajo, decenas de millones enferman y cientos de millones resultan heridas en accidentes laborales.

Y muchos trabajos, que pueden ser extremadamente difíciles, aburridos y/o peligrosos para los/as trabajadores/as y destructivos para el medio ambiente, ni siquiera son socialmente útiles. Como la industria manufacturera, en la que la obsolescencia programada hace que los productos se estropeen para que la gente compre otros nuevos, o industrias enteras como el marketing y la publicidad que sólo existen para convencer a la gente de comprar más productos y de trabajar más para poder comprarlos.

Igualmente se desperdicia gran cantidad de trabajo útil en dar soporte a industrias socialmente inútiles, como la generación de energía que será usada para abastecer call centers de telemarketing, la falsificación de productos médicos y cosméticos, o la industria armamentística cuyo único producto es la muerte.

Mientras la automatización, la mecanización y la productividad aumentan progresivamente, las horas y los años de trabajo no disminuyen. De hecho, en la mayoría de lugares están aumentando, al retrasarse la edad de jubilación e incrementarse la jornada laboral.

¿Por qué es así el trabajo?

Entonces, si hay tantos problemas con el trabajo, ¿por qué es como es?

La razón es bastante sencilla: vivimos en una economía capitalista. Por tanto, este sistema es el que determina cómo se organiza el trabajo.

Como indicábamos en el artículo Capitalismo: una introducción [reproducido el mes pasado en esta publicación], la esencia principal de la economía capitalista es la acumulación.

El dinero – el capital- es invertido para convertirse en más dinero. Y esto ocurre gracias a nuestro trabajo. Nuestro trabajo es la base de la economía.

Esto es así porque nuestro trabajo añade valor al capital inicial, y el valor que añadimos es superior a nuestro salario. Esta plusvalía resulta en el crecimiento del capital inicial, que financia los beneficios y la expansión.

Cuanto más bajos sean nuestros salarios, más horas y más duro trabajemos, mayor será esta plusvalía. Por eso los/as empleadores/as en los sectores privado, público en incluso cooperativo intentan continuamente hacernos trabajar más duro y más tiempo por menos dinero.

De la misma forma, nuestros trabajos se hacen aburridos y monótonos para que los/as trabajadores/as no cualificados puedan hacerlospor menos dinero. Igualmente, los productos que fabricamos o los servicios que proporcionamos suelen ser a menudo de mala calidad para mantener los costes bajos.

El desempleo masivo mantiene bajos los salarios de los/as trabajadores/as sobrecargados/as, ya que si no tuvieran miedo de ser sustituidos/as por la gente en paro, podrían reclamar mayores salarios, mejores condiciones y jornadas más cortas. (Por eso los gobiernos no acaban con el paro simplemente reduciendo la duración máxima de la semana laboral).

Las empresas que extraen una mayor plusvalía – y por tanto mayores ganancias y mayor expansión – tienen éxito. Las que no, fracasan. Así que si una empresa o una industria es rentable, crece. Independientemente de si es socialmente necesaria, si destruye el medio ambiente o si mata a sus trabajadores/as.TRABAJO

Este crecimiento también se apoya en el trabajo no remunerado como es el trabajo doméstico, que incluye la reproducción de los/as trabajadores/asmediante la crianza de sus hijos/as – la próxima generación de trabajadores/as – y los servicios prestados a la fuerza de trabajo actual: físicos, emocionales, y sexuales. Este trabajo no remunerado es llevado a cabo predominantemente por las mujeres.

¿Qué podemos hacer?

Aunque la naturaleza del trabajo esté determinada en su mayor parte por el sistema económico en el que vivimos, hay cosas que podemos hacer – y hacemos – como trabajadores/as, aquí y ahora, para mejorar nuestra situación.

Si nuestro trabajo es la base de la economía y la base del crecimiento y de los beneficios, entonces en último término nosotros/as tenemos la capacidad de alterarlo, por no decir hacernos con él del todo.

Cada día resistimos a la imposición del trabajo. A menudo de formas individualizadas e inapreciables. A veces llegamos tarde, nos vamos pronto, robamos momentos para hablar con nuestros/as compañeros/as y amigos/as, nos tomamos nuestro tiempo, nos ponemos “malos/as”… Y a veces resistimos de formas colectivas y más combativas.

Mediante la acción directa, como es dejar de trabajar – ir a la huelga -, paramos el engranaje de la producción y evitamos que se generen beneficios. De esta forma podemos defender nuestras condiciones laborales y forzar a nuestros/as jefes/as a otorgarnos mejoras.

La clase obrera unida, incluyendo a desempleados/as y trabajadores/as no remunerados/as, puede también luchar para mejorar otro tipo de condiciones, como mejores servicios públicos, contra las subidas de precios, los impuestos regresivos, etc.

En el siglo XIX en los países occidentales, la jornada laboral media era de 12-14 horas diarias seis o siete días a la semana, bajo condiciones deplorables, sin vacaciones ni pensiones de jubilación.

Enfrentándose a una tremenda represión por parte de empleadores/as y gobiernos, los/as trabajadores/as se autoorganizaron y lucharon durante décadas, mediante huelgas, ocupaciones, huelgas de brazos caídos e incluso levantamientos armados e intentos de revolución. Hasta que finalmente lograron las mucho mejores condiciones de trabajo que muchos/as tenemos hoy: fines de semana, vacaciones pagadas, jornadas más cortas… Por supuesto, más allá del mundo occidental muchos/as trabajadores/as siguen sufriendo esas condiciones victorianas en la actualidad, y continúan luchando contra ellas.

Si nos organizamos para hacer valer nuestras necesidades en la economía, podemos ir más allá en la mejora de nuestras condiciones. Si no lo hacemos, éstas se irán degradando hasta volver a los niveles del siglo XIX.

Y lo que es más,autoorganizándonos no sólo mejoramos nuestras vidas ahora, sino que sentamos las bases para un nuevo tipo de sociedad. Una sociedad donde no sólo trabajemos para generar unas ganancias que nunca veremos o para construir una “economía saludable”, sino para satisfacer las necesidades humanas. En la que nos organicemos colectivamente para producir los bienes y servicios necesarios – como hicieron brevemente los/as trabajadores/as en Rusia en 1917, en Italia en 1920, en España en 1936 y en otros tantos lugares. En la que nos deshagamos del trabajo innecesario y hagamos que las tareas necesarias sean tan fáciles, agradables e interesantes como sea posible. Una sociedad comunista libertaria.


http://www.todoporhacer.org/el-trabajo-una-introduccion

Artículo extraído y traducido de www.libcom.org/library/work-introduction

Vota y calla





Visto en las calles de Getafe

Los trabajadores de basura de Lugo logran sus objetivos.

Los trabajadores de basura de Lugo logran sus objetivos tras casi 2 meses en huelga.


Tras 59 días de huelga, los trabajadores han conseguido que se anulen los 11 despidos y se apruebe un nuevo convenio colectivo.


Los 139 trabajadores de la concesionaria del servicio de limpieza del Ayuntamiento de Lugo han ratificado por unanimidad el preacuerdo de la empresa Urbaser con sus representantes laborales. El acuerdo, que llegó tras doce horas de negociación durante la sexta reunión tras 60 días de paro, incluye un convenio colectivo de cuatro años de vigencia a partir de 2015 y se anulan los despidos de los 11 miembros del comité de empresa. El nuevo convenio colectivo incluye una subida anual del 60% del IPC real así como una nueva paga anual de 100 euros este año, de 150 en 2015, de 200 en 2016 y de 450 en 2017. Además, la empresa aceptó la reivindicación de que la cobertura de las vacantes de puestos de trabajo a tiempo completo se realicen con trabajadores empleados a tiempo parcial durante el fin de semana y por orden de antigüedad, que el turno de fin de semana se cubra por todos los trabajadores de forma rotatoria y que las sustituciones temporales por bajas de trabajadores de jornada completa se harán también con empleados a tiempo parcial. El convenio tendrá una ultractividad de tres años posterior a los cuatro años de vigencia.

La empresa, tras semanas de huelga y presión, también se ha visto obligada a renunciar al despido de los once miembros del comité de empresa -acusados de incumplir los servicios mínimos, impedir acceder al trabajo a sus compañeros y vulnerar los derechos sanitarios de los ciudadanos- y a los 91 expedientes de suspensión de empleo y sueldo a otros empleados por incumplimiento de servicios mínimos. La sanción finalmente acordada para los miembros del comité de empresa será de suspensión de 50 días de empleo y sueldo aunque no tendrá efecto ya que la huelga ha durado más que los días de sanción. Ambas parten han acordado retirar las demandas judiciales interpuestas, unos por huelga ilegal y otros por vulneración del derecho de huelga.

La normalidad volverá la semana que viene.
Fuentes de la empresa concesionaria, Urbaser, sitúan para el lunes o el martes la vuelta a la normalidad en las calles lucenses. La rapidez en revertir la situación de suciedad es gracias, según Urbaser, a los servicios mínimos del 40 al 70 por ciento. En zona urbana, el 90% de la basura ya está recogida debido a los servicios mínimos y a los equipos de refuerzos que ha traído Urbaser. En zona rural se reduce hasta el 60% los desperdicios eliminados. Benito García, portavoz de la compañía, ha declarado que "tras la negociación, se produjo un acuerdo que tenía su base en la retirada de la propuesta sindical inicial del día anterior y la presentación por parte del representante del ayuntamiento de un acuerdo de cierre, que sin satisfacer las expectativas de la empresa es asumido por ésta para poner fin a un conflicto prolongado en el tiempo por una actitud sindical que imposibilitó el acuerdo en un plazo razonable".

Servicios mínimos abusivos
Los servicios mínimos del 100% decretados por el ayuntamiento socialista para las fiestas romanas de Arde Lucus fueron la causa del despido del comité de empresa y de la amonestación a otros 78 trabajadores, al rechazar cumplirlos al considerarlos “abusivos”. El 1 de agosto, el juzgado decretó los servicios mínimos del 100% para el servicio de recogidas de basuras “ilegales” y acordó su suspensión. 27 contenedores fueron calcinados hasta entonces.

https://www.diagonalperiodico.net/global/23693-trabajadores-basura-lugo-logran-sus-objetivos-tras-casi-2-meses-huelga.html

Autodefensa laboral II: El despido

Extraído del periódico Todo por hacerhttp://www.todoporhacer.org/autodefensa-laboral-ii-el-despido

Retomando el resumen del taller de autodefensa laboral que se celebró el mes de junio en el Centro Social La Brecha y una vez comentada, en el número de julio de esta publicación, la primera charla referente a la evolución y tipología de la normativa laboral, los distintos contratos de trabajo y la interpretación de la nómina y el salario, este mes trataremos las distintas formas de finalización de los contratos de trabajo.

Los contratos de trabajo, y con ellos la relación laboral, pueden finalizar por varias causas, siendo las principales el despido, con sus distintas especialidades, la finalización de un contrato temporal, el acuerdo entre trabajador/a y empresario/a, la dimisión del/la trabajador/a o baja voluntaria, la no superación del período de prueba y la resolución del contrato por voluntad del/la trabajador/a. Aquí vamos a centrarnos en el despido.

despido-improcedente

Calificación del despido
Dependiendo de cómo finalice nuestro contrato, las consecuencias para nosotros/as pueden ser distintas: podremos reclamar una indemnización, o incluso la readmisión al puesto de trabajo.

Así, el despido puede declararse:

despido-improcedente- Procedente: Existen las causas que la empresa ha alegado para efectuar el despido, por lo que no cobraremos indemnización en casos de despidos disciplinarios y, en caso de despidos por causas objetivas cobraremos únicamente la indemnización de 20 días de salario por cada año trabajado.

- Improcedente: No existen las causas alegadas o éstas no han podido ser demostradas. En estos casos, la empresa escoge entre pagar al/la trabajador/a una indemnización de 45 días por año trabajado (desde la reforma laboral de 2012, la indemnización será de 33 días por año) o la readmisión con el pago del salario acumulado desde que se hizo el despido hasta que se declaró improcedente (los salarios de tramitación). La indemnización se calculará tomando en cuenta todo el período trabajado en la empresa, incluso si antes se ha trabajado en ella a través de una Empresa de Trabajo Temporal o ETT y con el salario real que se cobre, incluso cuando éste se pague fuera de nómina o en negro.

- Nulo: Será nulo si se demuestra que el despido es discriminatorio o que se han vulnerado Derechos Fundamentales (despido de una mujer por estar embarazada, por haber reivindicado tus derechos judicialmente o participado en acciones de protesta como huelgas, etc.). Es la calificación del despido que más nos va a convenir, principalmente si nuestra antigüedad en la empresa es pequeña, ya que estarían obligados a readmitirnos, con el pago de los salarios de tramitación.

Tipos de despido
Para saber qué derechos tenemos, hay que saber las consecuencias de cada tipo de despido, e incluso conocer que la finalización de un contrato temporal o la no superación del período de prueba puede ser considerado un despido.

La distinción más sencilla que se puede hacer es entre el despido disciplinario, por incumplimiento del/la trabajador/a, y el despido por causas objetivas, por motivos justificados por la empresa. Ambos tipos de despido pueden ser declarados procedentes, improcedentes o nulos y se califiquen como se califiquen, tendremos derecho a cobrar la prestación de desempleo. Esto último es importante para que a la hora del despido no nos dejemos chantajear por el/la jefe/a que nos ofrezca arreglarnos los papeles del paro; siempre vamos a poder cobrarlo y no está en su mano impedírnoslo.

Despido disciplinario.
Como decíamos, se produce por un incumplimiento del/la trabajador/a. Pero no cualquier tipo de incumplimiento puede ser causa de despido, éste debe ser muy grave y culpable (no fortuito), dado que de no ser así, la conducta podrá ser sancionada, pero nunca con un despido, que es la mayor sanción que puede imponer una empresa.

Los motivos para el despido estarán reflejados en el convenio colectivo, pero básicamente consisten en faltas de asistencia o retrasos frecuentes, indisciplina, desobediencia, abuso de confianza o transgresión de la buena fe (el hurto en la empresa, por poco importante que sea lo que te lleves) o la acumulación de sanciones (de ahí la importancia de recurrir judicialmente todas).

El despido tendrá que ser siempre por escrito, mediante carta en la que se detallen los hechos que se nos imputan, especificando las fechas en las que ocurrieron. De lo contrario, si el despido es verbal (“estás despedido, no te quiero ver más por aquí”) o tácito (no dejarte entrar en el trabajo) será improcedente y nosotros/as sólo tendremos que demostrar que no nos han dejado trabajar.

Si presentamos demanda contra el despido, le corresponde a la empresa demostrar que el incumplimiento existe y es motivo de despido. Por eso es muy importante, si queremos salir lo mejor parados del despido, no reconocer los hechos del despido, aunque nos amenacen con dejarnos sin paro o con denunciarnos. En algunas empresas, bien porque lo exija el convenio colectivo, o bien para sacarnos una confesión, realizan un expediente disciplinario, en el que dan opción al/la trabajador/a a que cuente su versión de los hechos. En estos casos, otra vez, no debemos reconocer lo que se nos impute, dado que contemos lo que contemos nos van a echar igual y si reconocemos los hechos nos estamos quedando sin posibilidad de intentar ganar un juicio. Tenga la gravedad que tenga lo que hayamos hecho, si el/la empresario/a no lo demuestra en el juicio o no ha seguido los requisitos legales, ganaremos la improcedencia del despido, no se lo pongamos fácil.

Despido por causas objetivas.
Este tipo de despido es el que más se ha incentivado desde los años ´80, pero es en las reformas laborales del PSOE en 2010 y del PP de 2012 cuando más se ha facilitado. La razón de ser de este despido es permitir a la empresa echar a uno/a o varios/as trabajadores/as porque se entiende que sobran por distintas causas, que pueden ser:

- Económicas. Existe una situación económica negativa, existiendo pérdidas actuales o previstas e incluso disminución de ingresos.

- Técnicas y organizativas: Hay cambios en la organización interna de la empresa, que provocan que sobren trabajadores, por ejemplo, eliminando un departamento.

- Productivas: Se introducen cambios en los productos que la empresa vende.

Al igual que en el despido disciplinario, nos tendrán que dar una carta en la que se expliquen las causas que justifican el despido pero, además, en el mismo mdespidoomento de la entrega de la carta, una indemnización de 20 días de salario por cada año trabajado.

El despido será declarado improcedente si no se cumplen los requisitos formales: no nos dan carta de despido, no se detallan los motivos, no nos pagan la indemnización en el momento de entrega de la carta o ésta es inferior a la legal porque no incluye el salario que se cobra en negro o la antigüedad reconocida por la empresa es menor que la real.

También se declarará improcedente si las causas que se alegan, generalmente económicas, no son ciertas. Por eso es importante conocer si la empresa está vendiendo sin hacer facturas, si hay más ingresos que los declarados, si el jefe se paga gastos personales con cargo a la empresa, etc., tanto para poder utilizarlo en un juicio como en una posible negociación.

Desde que se entrega la carta de despido, hasta que éste se produce deben transcurrir quince días de preaviso. Si éste no se da, debe pagarse el equivalente a quince días de salario.

Finalización de contratos temporales.
En el número de julio de Todo por Hacer explicábamos los distintos tipos de contratos temporales, diferenciando entre los contratos para realizar una obra o un servicio determinado, los motivados por acumulación de tareas o exceso de pedidos y los de sustitución de otro trabajador. Si el contrato está bien hecho y existen las causas para finalizarlo, se tendrá derecho a recibir una indemnización de 11 días por cada año trabajado cuando te notifiquen su fin.

Pero si en el contrato no se ha recogido la causa de temporalidad, la obra o el servicio continúa cuando nos han echado o hemos realizado funciones distintas de las que habíamos sido contratados/as, estaremos ante un despido, que deberá ser declarado improcedente por lo que recibiríamos una indemnización mayor.

Finiquito, certificado de empresa y plazo para reclamar.
Cuando te despiden te suelen dar un documento en el que se dice que se te pagan unas cantidades (legalmente las vacaciones que no has disfrutado, la parte proporcional de pagas extras y el salario del mes).

Es el llamado finiquito, que hay que firmar siempre poniendo la fecha en la que se recibe y añadiendo la coletilla de “no conforme” (al igual que en la carta de despido), pues de lo contrario estaremos renunciando a reclamar a la empresa y reconociendo que hemos cobrado las cantidades ahí reflejadas aunque no hayamos visto un duro.

Junto a él, deberían darnos el certificado de empresa, un documento para entregar en el SEPE (el antiguo INEM) para cobrar el paro. Insistimos, si no nos lo dan no pasa nada, no caigamos en la trampa de la amenaza de que “si me firmas el finiquito no cobras el paro”. Es obligación de la empresa darnos ese certificado y si no se nos lo entrega los problemas serán para la empresa, no para ti.

Es importante saber que si vamos a reclamar judicialmente por el despido (y siempre deberíamos hacerlo, pues no tenemos nada que perder), tenemos una plazo de 20 días hábiles, esto es, sin contar fines de semana ni festivos, para hacerlo.

Anticiparnos al despido
Todo lo explicado hasta ahora tenía como finalidad el conocer qué derechos teníamos en cada tipo de despido para no dejarnos engañar y saber lo que legalmente nos corresponde. Pero también se pretende que tengamos ciertas herramientas para poder anticiparnos al despido y evitar que éste llegue y que si llega podamos salir lo mejor parados/as posible.

Una de las formas de evitar el despido, o al menos de minimizar sus efectos, es conseguir que éste se declare nulo. Como adelantábamos antes, el despido será nulo si se considera que es discriminatorio y una de las causas más frecuentes de nulidad es por vulneración de la tutela judicial efectiva, o lo que es lo mismo, como represalia a haber reclamado judicialmente por tus derechos. Por eso, puede ser bastante práctico reclamar judicialmente esas horas extraordinarias que nunca te pagan (y que por solidaridad con otros/as trabajadores/as sin empleo no deberías hacer, pero eso nos da para otro artículo) o la subida del convenio que nunca te han dado o demandar porque tu contrato temporal está en fraude de ley. Si hacemos eso cuando nos olemos que se acerca un despido, podemos haber conseguido paralizarlo o tener más posibilidades de que se declare nulo y nos tengan que readmitir.

Otra forma de anticiparnos al despido por causas objetivas, es solicitar la extinción de nuestro contrato de trabajo por impagos o retrasos en el abono del salario. La ley permite que si existe un retraso continuado y grave en el pago (se considera que unos quince días de retraso durante varios meses es grave), o bien un impago también grave (tres meses de impago puede considerarse grave), el/la trabajador/a pueda solicitar judicialmente dejar la empresa con una indemnización como la del despido improcedente (recordamos, 45 días por año hasta la reforma de febrero de 2012, y 33 calculados desde entonces). Ésto puede ser útil para irte de la empresa cuando estás harto/a y así tener indemnización y derecho a paro o para anticiparte a un posible despido por causas objetivas que tiene una indemnización menor.

Antes de finalizar queremos aclarar que entendemos que la defensa jurídica de nuestros derechos laborales es solo una herramienta que tenemos y que, desde luego, no es la preferida por esta publicación. Desde aquí siempre hemos animado a pelear bajo las ideas de la acción directa y de la solidaridad, por lo que en las charlas que aquí reseñamos contamos con la participación del Grupo de Laboral de la Asamblea de Lavapiés, el de Rompe el Círculo de Móstoles y el Sindicato de Oficios Varios de la CNT, colectivos que pretenden conseguir sus objetivos mediante la actuación sin intermediarios y con el apoyo mutuo como bandera. En los próximos números tendrán un hueco en nuestras páginas.

despido

Dos conflictos laborales en marcha en Madrid


Dos conflictos laborales en marcha en Madrid

Hay ciertos temas sobre los que pasamos una y otra vez con estas líneas, a los que casi mensualmente nos acercamos, ya sea con una clara intención de análisis o para contar alguna experiencia concreta de actualidad. Uno de esos temas es sin duda el mundo laboral y sus luchas, que queramos o no, tienen un papel primordial en nuestro día a día. Así que una vez más, volvemos a la carga, en este caso para relatar dos conflictos cercanos (que se desarrollan, aunque sea en parte, aquí en Madrid) que el verano no ha enviado de vacaciones. Dos conflictos muy distintos, pero que suponen dos ejemplos más de la actual situación de ofensiva patronal en nuestra contra. Hoy son estos dos ejemplos, pero suponemos que en septiembre volveremos con más.

Del conflicto local…

Nuestra primera parada será en la lucha que se está desarrollando en la empresa municipal Rivamadrid. En nuestro caso particular, nos encontramos ante una empresa municipal, o siendo más exactos, una empresa privada de capital público, que se encarga de ofrecer una serie de servicios, en gran medida básicos, como son la limpieza viaria, de colegios y otros edificios públicos, el alquiler de bicicletas, la recogida de basuras o la prevención de incendios al municipio madrileño de Rivas Vaciamadrid. Para realizar un pequeño recorrido por las luchas en marcha en dicha empresa, hemos contactado con la sección sindical de CNT (www.cnt-rivas.webnode.es), pasando a ser las siguientes líneas un pequeño resumen de lo hablado con ellos.

En este caso no nos encontramos ante un gran conflicto colectivo, sino más bien ante numerosos pequeños conflictos individuales que degeneran en un problema genérico de inseguridad en el puesto de trabajo de la plantilla de Rivamadrid. Un constante por parte de la dirección de tratar de saltarse el Convenio Colectivo, a través de regateos, poco a poco, o ya directamente a las bravas. En este sentido caben numerosos ejemplos individuales, ya sean de negación de días libres por ingreso hospitalario de un familiar o matrimonio, regateo de días de trabajo ante una jubilación, mano larga en cuanto a la imposición de sanciones; llegando hasta aquellos casos más generales como el no abono o devolución del exceso de jornada de 2012, las congelaciones salariales o las no contrataciones por suplencias o vacaciones. A fin de cuentas, pequeñas cosas que te van jodiendo en tu día a día en el curro.

A todo ello se suma la estrategia del gobierno municipal (y por ende quien gestiona Rivamadrid), en este caso regentado por Izquierda Unida, de forzar todos los conflictos hasta al extremo, llevándolos hasta los juzgados, con el consecuente derroche a espuertas del dinero de los ripenses (alrededor de 40.000 euros en los últimos tres años). Sin olvidarnos de la gran facilidad de este consistorio para aplicar aquellas facilidades que ofrecen las diversas reformas laborales que luego tanto critican. Cosas del poder.

Ante esta situación, desde los trabajadores de CNT en la empresa (en varias ocasiones en conjunto con la sección sindical de CGT) se está planteado numerosas acciones de protesta e información, tanto en el seno de Rivamadrid como hacia los vecinos de Rivas. En este sentido, nos parece primordial el trabajo que se realiza en un intento de generar una cultura de la lucha en pro de nuestros intereses como trabajadores, así como ir superando el  delegacionismo en materia de defensa laboral al que estamos acostumbrados desde hace años.

… a las miserias del telemarketing

El segundo de los conflictos sobre el que nos gustaría detenernos nos lleva hasta el mundo de los servicios de atención al cliente, más concretamente hasta la multinacional Atento. Para situarnos, Atento es una empresa filial de Telefónica fundada en 1999, que actualmente cuenta con 150.000 empleados operando en 16 países y que realiza trabajos de telemarketing, telecomunicaciones, gestión logística, mantenimiento, ventas… (vamos, lo que le echen) para todo tipo de grandes empresas (Telefónica-Movistar, Repsol, Banco Santander o 060). En diciembre de 2012, Telefonica se desprende de Atento, vendiéndola al fondo buitre (fondo de capital de riesgo) Bain Capital. Con este principio, la verdad es que uno ya no se espera nada bueno.



Y como era de suponer, nos encontramos ante una problemática en la que se van acumulando pequeños y grandes conflictos, donde los dos últimos escarceos empresa-trabajadores nos dejan una huelga de 24 horas el pasado 23 de junio en protesta por las condiciones laborales en el servicio a Movistar (conjunta con otra empresa del sector, Extel) seguida de la presentación de un ERE por parte patronal tres días después. Nos encontramos ante un sector productivo que destaca por el trabajo precario, los sueldos bajos, la subcontratación, los contratos temporales y un ambiente diario en el que llegan presiones desde todos los sitios (la empresa que te contrata y la empresa que contrata a tu empresa). En palabras de los propios trabajadores (en este caso de la subcontrata Extel, pero que representar al conjunto del sector) con ocasión de la huelga del 23 de junio “Los clientes entran cada día más cabreados porque poco importa lo que han consultado antes y ahora, ya que muchas veces no podemos solucionarlo,  el único objetivo del departamento de Atención al Cliente es la venta. Y como todos sabemos, si el cliente vuelve a llamar antes de 48 horas, nos penalizan a la hora de cobrar los incentivos. Al estar los clientes cada día de peor genio nos tratarán cada día peor generando más malestar, mas carga de riesgos psicosociales, peor ambiente de trabajo. Quieren que nos frustremos, al no conseguir los imposibles objetivos que exigen.”

Y en estas que llega el 26 de junio, cuando Atento hace público su intención de despedir a 823 de los 9000 trabajadores que tienen en nuestro Estado (distribuidos en 15 centros de trabajo distintos). La razones dadas, las de siempre, cuestiones económicas (previsión de pérdidas en los beneficios empresariales), productivas y organizativas. Razones que con los días se van desquebrajando, con datos como los dos millones de euros de beneficio de la empresa en lo que va de 2014 o el contrato vinculante con Telefónica que tiene duración hasta 2021. Al final, nos encontramos  con que las razones son más peregrinas, simple reestructuración de la plantilla con la intención de seguir disminuyendo el gasto en mano de obra, a la vez que se flexibiliza la jornada y deberes de los empleados que continúen en la empresa (aquí nos encontramos situaciones tan rocambolescas como el hecho de que este ERE puede dejar casi en un 10% el departamento de Técnicos de Sistemas, en una segura externalización de unos servicios ya de por sí externalizados a Atento, o el hecho de que a la vez que se despide en masa, surgen en portales de internet nuevas ofertas de trabajo en la empresa). A todo ello habría que sumarle a las verdaderas razones del ERE, la reciente salida a la bolsa de Nueva York de Atento, y la consiguiente necesidad de mayor competitividad de la empresa. El ERE ha sido respondido con una serie de movilizaciones que acompañan a las negociaciones empresa-comité (negociaciones impuestas legalmente al realizar un ERE), desde diversas concentraciones a dos jornadas de huelga. Sin embargo, y como sucede demasiado a menudo, el no categórico al ERE de un principio (más si cabe en una situación de tan claro chuleo de la empresa) se va rompiendo poco a poco, y ya desde ciertos sindicatos (CCOO y UGT entre ellos) se están tratando de acercar posturas a un acuerdo que deje en la calle a muchos de los 823 trabajadores. Habrá que esperar a ver cómo se van sucediendo las asambleas generales de trabajadores y su acción en pro de sus intereses.

Por otro lado, es importante destacar como, desde sindicatos como CNT o CGT se presenta a Telefónica (al final, quien más puestos de contrato acumula de Atento) como un culpable más de la situación a la que se ha llegado, pues son sus presiones por un servicio más barato las que legitiman este ERE, y por tanto, se trata de extender la lucha de los trabajadores de Atento a la misma Telefónica y el resto de contratas externas en similares circunstancias.

Para más información sobre este conflicto (sobre todo, información actualizada) os recomendamos la web de la Coordinadora de Estatal de Telemarketing de CGT, www.cgt-telemarketing.es/tag/atento/index.html.

La explotación laboral en las cárceles del estado español

1


La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía informó de la explotación laboral de los presos, con apenas eco mediático, hace un mes. Unos 12.000 reclusos están empleados en la cárcel con sueldos de hasta 0,5 euros a la hora y entre 80 y 300 euros al mes. La vulneración de derechos laborales de los presidiarios es “un problema casi desconocido” que niega horas extra o vacaciones y aporta un subsidio de desempleo máximo de 100 euros.

Según informó un diario burgués, Francisco Javier Hervás conoció 23 cárceles. Durante una parte de su condena, siete años, fue preso y trabajó. Y lanza una pregunta desde la distancia que da la calle, la libertad: “Dentro de prisión, ¿somos trabajadores o esclavos?”.  Según la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) existe “un problema casi desconocido que no ha sido objeto de análisis”. Esto es, la explotación laboral en prisión.

Si entra en la cárcel y tiene el “privilegio” de encontrar trabajo como recluso, prepárese para cobrar hasta 0,5 euros la hora. Podrá acumular un sueldo de entre 80 y 300 euros al mes. Olvide pagas extraordinarias, horas extra o vacaciones. Son las condiciones que “disfrutan” –apostilla Hervás– en los centros de la secretaría general de instituciones penitenciarias (toda España, excepto Cataluña) el 40% de los presos que puede trabajar, según los últimos datos oficiales publicados por el organismo autónomo de trabajo penitenciario y formación para el empleo. No espere, por cierto, la ayuda de algún sindicato. Ninguno actúa en prisión.


La “oportunidad” laboral puede llegar a través de los 191 talleres productivos que se desarrollan en 53 cárceles, trabajos para empresas externas de carpintería metálica, confección industrial o cultivo en invernadero. O en alguno de los servicios penitenciarios propios de cualquier prisión: cocina, panadería, mantenimiento, jardinería, lavandería… Entre 2006 y 2011 el número de presos trabajadores subió de 11.000 a 12.442, sobre una población penitenciaria de 57.000 personas. Una década antes, en 1997, trabajaban 3.800 de 36.500.


UNA FÁBRICA DE “VULNERACIÓN DE DERECHOS LABORALES”

Una nómina en la cárcel refleja en muchos casos una cuarta parte de las horas realizadas, señalan. Los reclusos relatan jornadas de hasta 70 horas semanales. Y en ocasiones se paga según productos realizados, bajo un sistema que escapa al control del preso. “No les dan recibo por cada pieza y al final no saben qué cobran por cada una”, explica el coordinador del Área de Cárceles de la Asociación Pro Derechos Humanos, Valentín Aguilar. Explotación, define.


El trabajo en prisión es “el gran desconocido”, una fábrica de “vulneración de derechos laborales”. Desde la APDHA reclaman la intervención de inspección de trabajo y también de las “organizaciones sindicales”. “Que se decidan a defender a los trabajadores más indefensos”, piden.


Resulta, además, “antieconómico”. Al obtener la libertad, por haber cotizado, no disfrutan del subsidio de excarcelación –426 euros, hasta en 18 meses– sino de la prestación por desempleo que ronda, “si llega, a los 100 euros”. Un “absurdo legal” que, si el recluso “hace cuentas, se piensa si le conviene trabajar”.


Francisco Hervás trabajó en varias prisiones. Enumera Córdoba, Badajoz, Canarias, El Puerto de Santa María o Málaga, con sueldos que oscilaron entre un mínimo de 60 euros al mes a un máximo de 290. Dentro se considera “más un privilegio que un derecho”, dice. ¿Compensa? “Como a cualquier persona que no tenga nada que echarse a la mano y le ofrezcan ahora un minijob”, responde. ¿Es justo? Seguro que no, contesta, pero “salir del módulo donde resides, ver otra gente, ya es un soplo de aire”.


¿Proceso de selección? “Por contacto, como en la calle”, sonríe Hervás. Depende del comportamiento, “de la implicación con los funcionarios y el sistema, de que seas sumiso y servicial”. El acceso a un puesto remunerado es “complicado”. La dirección del propio centro penitenciario decide. “Se solicita pero no pasas una selección previa, rellenar una instancia sin hablar con nadie es como echar hoy un currículum, te puedes imaginar”, escenifica.

Aquí tenéis info de las empresas que se lucran con las cárceles. Por supuesto, boicot a todas ellas.

http://www.nodo50.org/cna/?p=2440

El ocio y la ociosidad

«El trabajo reúne cada vez más buena conciencia de su parte: la inclinación por la alegría ya se llama “necesidad de descansar” y empieza a avergonzarse de sí misma. “Cada uno es responsable de su propia salud”, se dice cuando se nos sorprende en una excursión campestre. Pronto se podría llegar al punto en el que uno no pueda ceder a la inclinación por una vida contemplativa (es decir, irse de paseo con pensamientos y amigos) sin despreciarse a sí mismo y sin remordimientos de conciencia.»

Friedrich Nietzsche, El ocio y la ociosidad, 1882

Cómo acabar con tu jefe


El umbral del sueño dicen que está en los 28º. Cuando se sobrepasa esta temperatura es difícil conciliar el sueño.


Os dejamos esta comedia que aunque no sea una crítica radical del sistema de trabajo asalariado al menos entretiene.


Los trabajadores del metro de Sao Paulo suspenden su huelga hasta la noche del miércoles

El Gobierno de Brasil cede a las reivindicaciones de los sin techo antes del Mundial:

-Se construirán viviendas sociales cerca del estadio Arena Corinthians

-El Movimiento de Trabajadores sin Techo ha sido el más activo en las protestas

-Los empleados del Metro de Sao Paulo suspenden la huelga
Los funcionarios comenzaron la huelga el pasado jueves en demanda de un aumento salarial del 12,2 %, frente al 8,7 % que ofrece el Metro de Sao Paulo, gestionado por el Gobierno regional, pero ahora su reivindicación se centra en conseguir que sean readmitidos los 42 trabajadores que fueron despedidos este lunes.Según acordó el sindicato en una asamblea celebrada tras el fracaso de las negociaciones con el Gobierno, los empleados volverán al trabajo esta noche, pero afirman que podrán reanudar la huelga el jueves, 12 de junio, fecha del partido inaugural del Mundial en el Arena Corinthians de Sao Paulo entre Brasil y Croacia.La negociación entre el sindicato y el Gobierno regional finalizó sin acuerdo en la tarde del lunes, pero la amenaza del gobernador de nuevos despidos si no normalizan las actividades tuvo efecto, ya que al final de la tarde del lunes la huelga sólo era parcial en tres de las cinco líneas de metro de la ciudad y 51 estaciones de las 65 que tiene la ciudad ya estaban funcionando.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/trabajadores-del-metro-sao-paulo-suspenden-huelga-hasta-noche-del-miercoles/2607134/


El Gobierno de Brasil intenta desactivar las numerosas protestas que, desde hace meses, amenazan con perturbar la celebración del Mundial de Fútbol, que comienza el próximo jueves.

Este lunes, el Ejecutivo de Dilma Rousseff decidió aceptar algunas de las reivindicaciones del grupo más activo, el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), que reclama más inversiones sociales y en vivienda, en lugar de dedicar todo el gasto público a infraestructuras destinadas al mundial.

Tras la reunión con el MTST, los representantes del Gobierno federal y del ayuntamiento de Sao Paulo se han comprometido a construir viviendas en un terreno próximo al estadio Arena Corinthians de la ciudad brasileña, que fue ocupado de manera ilegal por cientos de personas sin hogar. En el terreno donde actualmente se encuentra el campamento, bautizado como "Copa del Pueblo", serán construidas viviendas populares para la población de renta baja.

El Gobierno brasileño también se ha comprometido a ampliar el programa "Minha Casa Minha Vida", una iniciativa para incentivar la construcción de residencias para personas de escasos recursos, y a intensificar la mediación en las zonas de "conflicto urbano".

Protestas "menos intensas" durante el Mundial
Tras este acuerdo el Movimiento, que ha organizado las mayores manifestaciones en Sao Paulo en las últimas semanas, ha anunciado que sus protestas serán "menos intensas".

"Las movilizaciones serán menos intensas porque nuestras reivindicaciones fueron acogidas. Pero el MTST estará en la Cámara presionando a los concejales para la aprobación del Plan Director", ha comentado el coordinador del movimiento, Guilherme Boulos, en referencia al plan que define el crecimiento de la ciudad los próximos años.

A tres días del comienzo del Mundial de fútbol, el MTST ha afirmado además que no tiene previsto realizar manifestaciones durante el partido inaugural del 12 de junio en el Arena Corinthians, y que enfrentará a Brasil y Croacia. "El MTST nunca marcó manifestaciones para el 12 de junio", ha afirmado José Afonso da Silva, responsable de la secretaría del MTST.

Suspensión de la huelga de metro
En el otro frente reivindicativo abierto en la capital paulista, los empleados del Metro han anunciado este lunes su decisión de suspender su huelga hasta el miércoles, cuando celebrarán una nueva asamblea para decidir el futuro de sus protestas.

Los funcionarios comenzaron la huelga el pasado jueves en demanda de un aumento salarial del 12,2%, frente al 8,7% que ofrece la dirección de la empresa, gestionada por el Gobierno regional, pero ahora su reivindicación se centra en conseguir que sean readmitidos los 42 trabajadores que fueron despedidos este lunes.

Según acordó el sindicato en una asamblea celebrada tras el fracaso de las negociaciones con el Gobierno, los empleados volverán al trabajo, pero podrán reanudar la huelga el jueves, lo que podría complicar la afluencia de los aficionados al partido inaugural.

Falta de acuerdo y amenaza de despidos
El secretario de Transportes del gobierno regional de Sao Paulo, Jurandir Fernandes, indicó al salir del encuentro con los sindicalistas que "no hubo acuerdo". Fernandes aclaró que el Gobierno despidió a 42 empleados que participaron en actos de vandalismo y está analizando el despido de otros trece.

Por su parte, el presidente del Sindicato de los Operadores de Metro, Altino Melo dos Prazeres, negó que la huelga tenga motivaciones políticas o pretenda afectar el Mundial. "Estamos a tres días. El sindicato no tiene la intención de perjudicar el Mundial. La huelga era por reivindicaciones laborales y ahora está centrada en los despidos", afirmó.

La amenaza de nuevos despidos tuvo efecto, ya que al final de la tarde del lunes la huelga sólo era parcial en tres de las cinco líneas y 51 estaciones de las 65 que existen ya estaban funcionando.

Durante la protesta, la Policía Militar detuvo a 70 trabajadores y dispersó las manifestaciones con gases lacrimógenos.

Un trabajador muerto en accidente
Las obras del Metro han costado además la vida de un trabajador este lunes. El obrero ha muerto y otros dos han resultado gravemente heridos por la caída de una de las vigas de un monorraíl en construcción que unirá su aeropuerto internacional con la zona hotelera de Morumbí.

Aunque la obra había sido anunciada como uno de los legados del Mundial, las autoridades prevén que solo comenzará a operar, en un trecho de 7,7 kilómetros, en julio próximo.

La organización del Mundial ha servido para avivar el activismo de las organizaciones sociales brasileñas. Bajo las consigna "No va a haber Mundial" o "FIFA go home", diferentes grupos y movimientos sociales han convocado desde hace un año movilizaciones a través de las redes sociales contra la organización de la competición y sus elevados gastos.

http://www.rtve.es/noticias/20140610/trabajadores-del-metro-sao-paulo-suspenden-huelga-hasta-noche-del-miercoles/951700.shtml

Taller de autodefensa laboral


Taller de autodefensa laboral


Muy a nuestro pesar, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo trabajando o buscando curro. La idea de un trabajo, aburrido y mal pagado, pero con cierta estabilidad, parece en estos momentos una quimera. Palabras como finiquito, modificación sustancial de condiciones de trabajo, ERE... están en nuestro vocabulario diario y nuestras conversaciones giran demasiado a menudo en torno a despidos, reformas laborales, abusos en el curro, etc.
Por eso se nos impone la necesidad de conocer nuestros derechos en el trabajo.

En este taller intentaremos abordar de forma práctica los problemas más frecuentes en el curro, con la idea de que de ese conocimiento surjan mayores posibilidades de autodefensa de nuestros derechos. Conscientes de que es a través del apoyo mutuo y de la solidaridad como mejor podemos hacer frente a las dificultades, daremos voz a algunos proyectos que a través de la acción colectiva, la denuncia pública y la acción directa, han hecho frente a despidos, mostrándonos que, pese a los recortes de derechos, aún se puede pelear en nuestro centro de trabajo.

PROGRAMA:

Sábado 7 de junio, 19h. ¿Dónde estamos? ¿De dónde venimos? 

Recorrido histórico por la legislación laboral.
Observaremos la evolución de la legislación laboral, su nacimiento en torno a las fuertes luchas del movimiento obrero de principios del siglo XX, su extensión en el ámbito de la social democracia en Europa, las peculiaridades del periodo del franquismo y la introducción de medidas neoliberales en el inicio de la democracia que desembocan en las reformas laborales aprobadas por PP y PSOE.
Veremos cuáles han sido los principales cambios en el Estado español de los últimos 20 años, etapa que coincide, y que se puede explicar, con el debilitamiento de las luchas obreras, intentando entender a qué obedecen pero, sobre todo, qué nuevas oportunidades de acción nos ofrece a los/as trabajadores/as que no nos queremos resignar.
Conocer el pasado para comprender el presente.

____________
Lunes 9, 20h. ¿Qué contrato tengo? ¿Qué es un convenio colectivo? ¿Qué esconde mi nómina?

Veremos de forma práctica y colectiva qué normas nos afectan en nuestra vida laboral, qué es un convenio colectivo, cuál se me aplica y dónde puedo encontrarlo.
Analizaremos los distintos contratos de trabajo, estudiando qué derechos nos da cada uno, veremos distintas nóminas para saber cuánto cobramos y qué es lo que deberíamos cobrar, qué conceptos cotizan y cuáles no, siempre intentando adelantarnos a las trampas que las empresas nos intentan colarnos.
¡Tráete tus nóminas y contratos y comparte tus dudas!

____________
Lunes 16, 20h. Despidos, sanciones, modificaciones de condiciones de trabajo. ¿Qué puedo hacer?

¿Te han despedido? ¿Crees que lo van a hacer? Explicaremos los distintos tipos de despido que existen y qué se puede hacer cuando te han echado, tratando de entender cómo es el momento para saber cómo enfrentarnos a él. También daremos consejos prácticos para evitar el despido y anticiparnos a la empresa, intentando sacar el máximo rendimiento de esta situación cada vez más común.
Lo mismo haremos con sanciones y modificaciones de contratos de trabajo (reducción de salario, de jornada, movilidad de centro de trabajo, etc.)

____________
Lunes 23, 20h. ¿Eres becario? ¿Estás sin contrato? ¿Cuándo puedes cobrar el paro? ¿Estás de baja?

Veremos los cada día más frecuentes “trabajos de becario”, los/as trabajadores/as sin contrato, los/as falsos/as autónomos/as, las cesiones de trabajadores/as, para conocer qué derechos tenemos y cómo hacerlos valer.
Trataremos de entender cuándo se tiene derecho a cobrar el desempleo, si se tiene derecho a cobrar un subsidio y veremos qué son las incapacidades y qué derechos se tienen estando de baja médica.

____________
Sábado 28, 19h. Solo no puedes, con amigos/as sí.

El apoyo mutuo y la solidaridad son una herramienta básica de los/as trabajadores/as. Contaremos con distintos proyectos que nos contarán ejemplos de problemas laborales enfrentados de forma colectiva, explicándonos cómo un pequeño grupo puede enfrentarse a un conflicto laboral y ganarlo.
También aprenderemos a cómo convocar una asamblea o una huelga en el centro de trabajo.
A cargo de Rompe el Círculo (Móstoles), Grupo de Laboral de la Asamblea de Lavapiés y otros proyectos por confirmar.

____________
El taller será impartido por un abogado laboralista y todas las charlas son gratuitas. Se desarrollará en el Centro Social La Brecha, C/ Picos de Europa nº 11 – local i, Vallekas
<M> Nueva Numancia


____________
MÁS INFO: 
http://www.todoporhacer.org/taller-de-autodefensa-laboral