El primero de mayo (1893)





Publicado originalmente en The Commonweal (Londres) 1, nueva serie, no. 1 (1 de mayo de 1893)

Por tercera vez el proletariado consciente de todos los países afirma por medio de una manifestación internacional, la solidaridad real entre los trabajadores, el odio a la explotación, y la voluntad, día tras día más determinada, de darle fin al sistema existente.

Los gobiernos y las clases tiemblan, y tienen buena razón. No porque en este día romperá la revolución — pues ese es un evento que puede ocurrir cualquier día del año — sino porque cuando los oprimidos comienzan a sentir el peso y la deshonra de la opresión, cuando se sienten como hermanos, cuando olvidan todos los odios históricos fomentados por las clases gobernantes, cuando se toman de las manos cruzando las fronteras y sienten la solidaridad en la lucha por una emancipación común, entonces el día de la liberación se acerca.
¿Qué importa si los hombres y los partidos ofrecen diversas razones hoy por hoy para sus fines inmediatos y en acuerdo al beneficio que esperan derivar de ellos? El hecho principal sigue siendo que los trabajadores anuncian que están todos unidos, y son unánimes en la lucha contra los dominadores. Este hecho sigue siendo, y seguirá siendo, uno de los eventos más importantes del siglo, y uno de los signos que proclaman la Gran Revolución — una revolución que dará a luz a una nueva civilización fundada sobre el bienestar de todos, y la solidaridad del trabajo: Es un hecho, cuya importancia sólo es equiparada en el presente por aquel otro anuncio proletario de la asociación internacional entre los trabajadores.

Y el movimiento es de suma relevancia por ser obra directa de las masas, y bien separada e incluso en oposición a la acción de los partidos.

Cuando los socialistas de estado en el Congreso de París de 1889, definieron el 1º de Mayo como un día de huelga internacional, fue meramente una de esas definiciones platónicas que se hacen en los congresos simplemente por declarar un principio, y que son olvidadas tan pronto como el congreso termina. Tal vez pensaron que esa decisión podría ayudar a darle importancia a su partido, y a serle útil a ciertos hombres como cabecera electoral; pues desgraciadamente estas personas parecen tener corazones que solo laten con entusiasmo por propósitos electorales. En cualquier caso, sigue siendo cierto que desde el momento en que percibieron que la idea se había abierto paso, y que las manifestaciones se volvieron imponentes y que amenazaban con llevarles por senderos revolucionarios, se esforzaron por controlar el movimiento y por despojar el significado que el instinto popular le había dado. Para probar esto, no se requiere más que recordar los esfuerzos que se han hecho por cambiar la manifestación desde el primer día de mayo al primer domingo de mayo. Puesto que no es la regla trabajar los domingo, hablar de suspensión del trabajo en ese día es simplemente una farsa y un fraude. Ya no es una huelga, ya no es un medio para afirmar la solidaridad de los trabajadores y su poder de resistir las órdenes de los empleadores. Queda como un simple fête o feriado — un poco de marcha, unos cuantos discursos, unas pocas e indiferentes resoluciones, con el aplauso de grandes o pequeñas congregaciones — ¡eso es todo! Y para matar con aún más eficacia al movimiento que sin pensarlo comenzaron, han llegado a tal punto de querer pedir al gobierno ¡que declare el 1º de Mayo feriado oficial!

La consecuencia de todas estas tácticas adormecedoras es que las masas, que en un comienzo se lanzaban al movimiento con entusiasmo, comienzan a perder su confianza en él, y están empezando a considerar el 1º de Mayo como un mero desfile anual, con la única diferencia con otros desfiles tradicionales de ser más apagado y más aburrido.

Es asunto de los revolucionarios salvar este movimiento, que podría en algún momento u otro dar ocasión a consecuencias más importantes, y que en cualquier caso es siempre un poderoso medio de propaganda al cual renunciar sería un desatino.

Entre los anarquistas y los revolucionarios hay algunos que no tienen ningún interés en el movimiento, algunos incluso lo objetan porque el primer impulso, en Europa al menos, fue dado por los socialistas parlamentaristas, que utilizaron las manifestaciones como una forma de obtener poderes públicos, las ocho horas legales, legislación internacional con respecto al trabajo, y otras reformas que sabemos que son meras carnadas, que sirven solo para engañar a la gente, y para desviarles de introducir demandas sustanciales, o bien para apaciguarles cuando amenacen al gobierno y a las clases propietarias.

Estos objetores están equivocados en nuestra opinión. Los movimientos populares comienzan como pueden; casi siempre brotan de alguna idea ya trascendida por el pensamiento contemporáneo. Es absurdo esperar que en la condición presente del proletariado la gran masa esté capacitada antes de concebir y aceptar un programa formulado por un pequeño número a quienes las circunstancias han dado medios excepcionales de desarrollo, un programa que solo puede llegar a ser conscientemente aceptado por el gran número por la acción de condiciones morales y materiales que el movimiento mismo debe suministrar. Si esperamos, para saltar a la palestra, a que el pueblo monte los colores anarquistas comunistas, correremos gran riesgo de ser eternos soñadores; veremos la corriente de la historia fluir a nuestros pies mientras contribuimos escasamente algo en la determinación de su curso, dejando mientras el campo libre a nuestros adversarios quienes son enemigos, consciente o inconscientemente, de los reales intereses del pueblo.

Nuestra bandera debemos montarla nosotros mismos, y hemos de llevarla en alto donde sea que haya personas que sufren, particularmente donde sea que haya personas que demuestran estar cansadas de sufrir, y luchan de cualquier modo, bueno o malo, contra la opresión y la explotación.

Los trabajadores que sufren, pero que poco o nada comprenden de teorías, los trabajadores que tienen hambre y frío, que ven a sus hijos languidecer y morir de inanición, que ven a sus esposas y hermanas darse a la prostitución, trabajadores que saben que ellos mismos marchan al asilo o al hospital — estos no tienen tiempo que esperar, y están naturalmente dispuestos a preferir cualquier mejora inmediata, no importa cuál — incluso una transitoria o una ilusoria, ya que la ilusión mientras perdure pasa por realidad. Sí, mejor eso que esperar por una transformación radical de la sociedad, que destruya por siempre las causas de la miseria y de las injusticias del hombre contra el hombre.

Esto es fácil de comprender y de justificar, y explica por qué los partidos constitucionales que explotan esta tendencia hablando siempre de las pretendidas reformas como “practicables” y “posibles” y de las mejorías parciales pero inmediatas, generalmente triunfan mejor que nosotros en su propaganda entre las masas.

Pero donde los trabajadores cometen un error (y es labor nuestra corregirles) es en suponer que las reformas y mejorías son más fáciles de obtener que la abolición del sistema salarial y la completa emancipación del trabajador.

En una sociedad basada en un antagonismo de intereses, donde una clase retiene toda la riqueza social y se organiza en el poder político para defender sus privilegios, la pobreza y el sometimiento de las masas desheredadas siempre tenderán a alcanzar su máximo compatible con la existencia básica del hombre y con los intereses de la clase dominante. Y esta tendencia no encuentra obstáculo alguno excepto en la resistencia de los oprimidos: la opresión y la explotación nunca se detiene hasta que se alcanza el punto en que los trabajadores se muestran decididos a no soportarlas más.

Si se obtienen pequeñas concesiones en vez de grandes, no es porque sean más fáciles de obtener, sino porque las personas se contentan con ellas.

Siempre ha sido por medio de la fuerza o del miedo que se ha obtenido algo de los opresores; siempre ha sido la fuerza o el miedo lo que ha impedido a los opresores quitar lo que han concedido.

Las ocho horas y otras reformas — sea cual sea su mérito — solo pueden obtenerse cuando los hombres se muestran resueltos a tomarlas por la fuerza, y no traerán mejora alguna a la suerte de los trabajadores a menos que éstos estén determinados a no sufrir más lo que sufren hoy.

Lo sabio entonces, e incluso lo oportuno, requiere que no malgastemos tiempo y energía en reformas sedantes, sino que luchemos por la completa emancipación de todos — una emancipación que solo puede volverse realidad mediante la puesta en común de la riqueza, y mediante la abolición de los gobiernos.

Esto es lo que los anarquistas han de explicar a las personas, pero para hacerlo deben no mantenerse distantes desdeñosamente, sino unirse a las masas y luchar junto a ellas, empujándolas mediante el razonamiento y el ejemplo.

Además, en países en que los desheredados han intentado una huelga el 1º de Mayo han olvidado las “8 horas” y lo demás, y el 1º de Mayo ha tenido todo el significado de una fecha revolucionaria, en la que los trabajadores del mundo entero cuentan sus fuerzas y se prometen ser unánimes en los días venideros de la batalla decisiva.

Por otra parte, los gobiernos se esmeran en remover toda ilusión que cualquiera pueda albergar, en cuanto a la intervención de los poderes públicos en favor de los trabajadores; pues en vez de concesiones, todo lo que se ha obtenido hasta ahora ¡han sido arrestos al por mayor, cargas de caballerías, y descargas de armas de fuego! — ¡asesinato y mutilación!

Entonces ¡QUE VIVA el 1º de Mayo!

No es, como hemos dicho, el día de la revolución, pero sigue de todos modos siendo una buena oportunidad para la propagación de nuestras ideas, y para volcar las mentes de los hombres hacia la revolución social.

Ericco Malatesta 




¿POR QUÉ QUEDARTE EN LA CAMA PUEDE MEJORAR TUS RELACIONES?



¿POR QUÉ QUEDARTE EN LA CAMA SIN HACER NADA PUEDE MEJORAR TUS RELACIONES?



I. JORNADA LABORAL DE 3 HORAS

¿Qué pasaría si nuestra jornada laboral durase 3 horas?

Seguramente, el primer pensamiento que les sobrevenga a muchos sea ¡¿y qué voy a hacer con tanto tiempo libre?!

Hasta tal punto está la cultura laboral inoculada en nuestras almas.

En 1880, Paul Lafargue publicaba El derecho a la pereza, un clásico que reedita ahora la editorial Virus.

Trabajar 3 horas y "holgazanear y gozar el resto del día y la noche" es una de las propuestas del activista y pensador marxista.

Lafargue culpa a la sobreproducción capitalista de la miseria. Una sobreproducción que es fruto a su vez de la "pasión de los obreros por el trabajo". Estos habrían aceptado así "el dogma del trabajo", una imposición capitalista que actualizada a nuestros días podría encontrar acomodo en la expresión "el trabajo es un chantaje social para la existencia".

El francés nos estaba hablando desde finales del XIX de modernas burbujas que todos conocemos, desde la de la vivienda a la del entretenimiento pasando por, sí, la del periodismo viral.



II. NO ME APETECE

¿Qué papel juega la pereza en todo esto? Ya llegamos a eso. Porque Lafargue toma la máquina del tiempo para hablar desde 1880 y sonar alto y claro en 2016: el paro tiene la culpa.

Si hubiera desempleo cero, "los obreros no tendrán ya celos entre sí, ni se pelearán por arrancarse el trabajo de las manos y el pan de la boca. Así, descansados de cuerpo y espíritu, empezarían a practicar las virtudes de la pereza".

En efecto, trabajar menos para trabajar todos sería el pasaporte a una vida mejor. Al bálsamo de la pereza. Al fin y al cabo, ¿hay alguien más perezoso que el presunto creador de todo esto? Jehová dio el ejemplo ideal de pereza: seis días de trabajo y reposo por los siglos de los siglos.

Porque si hay algo impensable hoy en cualquier fábrica, oficina o cocina de restaurante es alabar la pereza. Basta imaginarse a un trabajador llegando a su lugar de trabajo gritando ¡PREFERIRÍA ESTAR, Y QUIZÁ EN ROPA INTERIOR, EN UN LUGAR QUE YO HAYA ELEGIDO LIBREMENTE!

Más bien al revés, las frases que han hecho fortuna en torno a ese momento son un jocoso 'hay que levantar el país', un protocolario 'después de tantas vacaciones ya os echaba de menos, compañeros' o un pretendidamente vitalista '¡manos a la obra!'.

La pereza esconde una verdad que, por mágica, es también incómoda. Y aquí ya no solo hablaríamos, con permiso de Lafargue, de trabajo.

Cuando no nos apetece 100% ir a una comida familiar, o al cumpleaños de un amigo, o ducharnos, rápidamente bloqueamos la pereza.

'¡VAMOS, LEVANTA DEL SOFÁ, QUE LLEVAS TODO EL DÍA SIN HACER NADA!'. Frases como esa tienen el don de sonar en nuestros oídos sin que nadie las pronuncie. Reprimimos nuestra pereza por pura culpa anticipada.

Llevamos tatuado en el cerebro que no hay que ser perezosos, que si alguien nos pregunta '¿qué hiciste ayer?' no podemos responder 'nada que no me apeteciese hacer'.



III. UNA OFICINA EN TU CAMA

Lafargue decía que cuanto más trabajo, menos vida. Es cierto que no tenemos a mano una ouija para preguntarle cómo subsistiría hoy en día un trabajador que cambiase la alienación de su trabajo por la pasión de una vida 100% elegida.

Sin embargo, es fácil conectar su frontal crítica al trabajo con la defensa de la pereza. La censura social de la pereza y la vida de 2016, regida por los horarios laborales, a menudo extendidos más allá de lo razonable, y de lo sano, se complementan a la perfección.

El sociólogo César Rendueles nos decía hace poco que "cuando en una entrevista de trabajo te preguntan por tu vida personal es para asegurarse de que va a quedar aparcada cada mañana junto a la máquina de fichar. La cosa es aún peor en las llamadas profesiones creativas, donde se supone que vas a dejar que el trabajo colonice tu vida personal". 

Soñar cada noche con aspectos relacionados con tu trabajo o despertarte los fines de semana a la misma hora en que tu despertador suena de lunes a viernes, por no hablar del constante estímulo de notificaciones en el móvil a deshoras relacionadas con tu actividad laboral, son ejemplos de conquista fisiológica totalmente asumida.

Pero que nuestra cama sea una prolongación de nuestra oficina no suele parecer tan terrible de justificar como pasarnos 5 horas tumbados en ella, por ejemplo leyendo. Simplemente porque nos apetecía.



IV. MÁS PEREZOSOS, ¿MEJORES PERSONAS?

Basta sacar a colación el argumento de la renta básica universal en cualquier foro virtual, tratar de defender una de las estrategias que nos permitiría reevaluar nuestros intereses laborales, generando espacio para los intereses personales, permitiéndonos trabajar menos y mejor, para tener reacciones del tipo: ¡EL MUNDO SERÍA ENTONCES UNA POCILGA LLENA DE VAGOS, EGOÍSTAS E INMADUROS! 

Mmmm... ¿Y si la cultura de la no pereza, en combinación con kilométricas jornadas laborales, deficiente conciliación con la vida familiar, tenso presencialismo en centros de trabajo en la era de internet y una larga y amenazante cola de aspirantes a tu puesto de trabajo contribuye a hacernos personas más aisladas y temerosas de perder lo que para Lafargue solo era el privilegio de ser explotado?

¿En qué momento la madurez y la responsabilidad se comenzó a calibrar con la cantidad de obligaciones y cargas laborales que pesan en nuestros hombros?

¿Y si pequeñas y cotidianas renuncias "por pura pereza" contribuyesen a acumular un tiempo de calidad que dedicaríamos a nosotros mismos, pero también a nuestros familiares, amistades y compañeros?

Entonces, ¿no nos haría la despenalización moral de la pereza personas mejor preparadas para encarar relaciones afectivas y sociales?


Work: Capitalismo. Economía. Resistencia.


« ¿Y si nadie trabajara? »

El capitalismo es un montaje piramidal. El trabajo de los de abajo enriquece a los de arriba. Para permanecer estable, la economía devora recursos sin parar, colonizando nuevos continentes, fuerzas de trabajo, aspectos de la vida cotidiana y regiones de nuestra psique.

El colectivo estadounidense CrimethInc. perfila en este libro un análisis del capitalismo: qué es, cómo funciona, cómo podemos desmontarlo. Lo acompaña con un diagrama de las diferentes posiciones y dinámicas que dan forma a la economía y configuran el trabajo.



Dicen que la locura es hacer lo mismo una y otra vez.






Lugar donde van las promesas y los votos


Ante la inminente convocatoria de nuevas elecciones iniciamos nuestra nueva campaña antielectoral "dale una oportunidad a la abstención" con una viñeta del periódico Solidaridad Obrera (1932)



Villa cobró de forma irregular hasta 777 euros mensuales de 2001 y 2012





La querella presentada inicialmente contra José Ángel Fernández Villa por el Soma-Fitag-UGT se queda corta. El sindicato, representado por el despacho de abogados Ontier, presentó el pasado jueves un escrito y documentación en el Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo que demostraría que el sindicalista ingresó en su cuenta desde las del SOMA-UGT de forma irregular entre 478,87 y 777,78 euros al mes en el periodo que va de mayo de 2001 a diciembre de 2012. Son 70 pagos de la primera cantidad y 67 de la segunda que sumados suponen 85.632 euros, a los que habría que añadir otros 37.120 euros que cargó a la cuenta del comité intercentros a través de una tarjeta de crédito con la que pagó desde relojes Montblanc a puros Cohiba. En total son casi 123.000 euros que procedían del SOMA-UGT, organización que carece de actividad sindical desde 1994, cuando pasó a denominarse SOMA-Fia-UGT, pero que nunca llegó a desaparecer y que, según las investigaciones de la Guardia Civil, era utilizada por el que fuera secretario general del sindicato durante 34 años «como pantalla para lucrarse». Las cuentas de esta entidad se nutrían, principalmente, de los ingresos que realizaba HUNOSA correspondientes a la asistencia al comité intercentros de los miembros del SOMA-Fitag-UGT y que no llegaban al destino correcto.

Hasta ahora, el SOMA basaba su querella en la auditoría de las cuentas de los cinco años anteriores a la entrada de la nueva dirección, encargada a raíz de que aflorase la fortuna oculta del exlíder minero, cifrada en al menos 1,2 millones de euros y que regularizó ante el fisco en 2012. Sin embargo, el informe elaborado por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que desveló EL COMERCIO, ha hecho a los actuales responsables retrotraerse en el tiempo para descubrir que la fuga de fondos de las cuentas del SOMA-UGT a la personal de Villa «era generalizada» y se remonta, al menos, a inicios de la década pasada.

En la documentación presentada por el SOMA esta semana se refleja que mediante las transferencias periódicas, el sindicato pagó a Villa dos Mitsubishi Montero que el exsindicalista utilizaba para su uso personal. Pero además, una vez sufragados, las mensualidades continuaron. Así de los 85.632 euros, 61.412 fueron destinados a los vehículos y otros 24.220 habrían sido detraídos por Villa para sus gastos personales. Según las declaraciones en el juzgado del expresidente del Montepío de la Minería, José Antonio Postigo, fue una forma de «compensar» al exlíder sindical por su decisión de «abandonar el cargo de senador autonómico».


Además, el escrito presentado por los abogados del sindicato refleja también los cargos realizados por Villa a la cuenta del comité intercentros mediante una tarjeta Visa solicitada por SOMA-UGT. Desde 2001 a 2007 el exsindicalista pagó con ellas productos y servicios por valor de 37.120 euros, una cantidad que desagregada va desde los 1.350 euros de 2001 a los casi 13.000 de 2006.

Los gastos de Castillejo

Por otro lado, el documento también deja en mal lugar al exsecretario de la Fundación Instituto para la Formación, la Investigación, la Documentación y los Estudios Sociales (Infide), Pedro Castillejo, que defendió su gestión al frente de este organismo y aseguró que los gastos y disposiciones en efectivo que realizó estuvieron relacionadas con el ejercicio de su cargo como presidente del patronato que rige dicha entidad, ligada al SOMA y fundada por Villa, un puesto que le exigía dedicación plena.

Tras sus declaraciones, el SOMA realizó una comprobación interna de los gastos que realizó en los años anteriores a los recogidos en la auditoría externa, para comprobar «una dinámica continuada» de cargos sin justificar y de extracciones de dinero en efectivo. Así, mientras residió en Madrid como secretario de elecciones sindicales y comunicación en la Ejecutiva Federal de SOMA-Fitag-UGT se le abonaban mensualmente unos 580 euros para pagar el piso en el que residía, más una cantidad variable en concepto de gastos. Sin embargo, pese a vivir en la capital de España en los años 2004 y 2005 y prestar «una atención esporádica» a sus funciones en el Patronato de Infide, Castillejo cargó a la Fundación 5.386 euros en restaurantes y cafeterías y no justificó el uso de otros 4.000 que recibió en efectivo. En 2005, los gastos no acreditados de la tarjeta se elevaron a 5.823 y los anticipos que recibió por caja fueron 3.000. Tras regresar a Asturias, según la documentación del SOMA, las cantitades se elevaron. Así, en 2006 los pagos con su tarjeta, casi todos de carácter gastronómico, rozaron los 10.000 euros, mientras que los adelantos en efectivo supusieron 3.500 euros y, además, retiró de cajeros otros 1.400. Mientras que en 2007, los cargos directos a su tarjeta de la Fundación Infide sin justificar ascendieron a 4.078 euros y en metálico consiguió 9.209, de ellos 9.100 extraídos del cajero. Así, en esos cuatro años realizó pagos con la tarjeta por valor de 25.240 euros, extrajo del cajero 10.500 euros y consiguió de la fundación adelantos en efectivo por importe de 10.609, más de 46.000 euros para los que el SOMA no encuentra justificación.



La Realidad Oculta Del Trabajo Esclavo En Prisión




Las personas presas no se ven privadas tan solo de su libertad, sino también de derechos laborales básicos y de una cobertura sindical adecuada. Son los más explotados dentro de los trabajadores, acercándose en lo que se refiere en algunas de sus condiciones a países empobrecidos.A pesar de la legislación, en la actualidad el salario de los más de 12.000 trabajadores que existen dentro de prisión en España (el 40% de los que pueden trabajar) rara vez supera el 30% del SMI, llegando a cobrar menos de 1euro/hora. Además, se da la circunstancia con frecuencia de que una misma actividad, en algunos casos es retribuida y en otros no, algo para la asociación a todas luces “inadmisible”. La realización de horas extraordinarias no remuneradas, falta de descanso y vacaciones y la discriminación laboral ejercida contra las mujeres por parte de la administración, son otras cuestiones preocupantes.

La exposición de tal situación corre a cargo de Valentín Aguilar (abogado) y Fco. Javier Hervás (ex-preso y trabajador dentro de prisión)


RELACIONADO: Unos 250 presos cobran, en ocasiones, menos de un euro la hora por trabajar


No veas este vídeo si vas a votar hoy : #WHYDEMOCRACY




Cómo Hackear una Elección



Andrés Sepúlveda afirma haber alterado campañas electorales durante ocho años dentro de Latinoamérica.

Justo antes de la medianoche Enrique Peña Nieto anunció su victoria como el nuevo presidente electo de México. Peña Nieto era abogado y millonario, proveniente de una familia de alcaldes y gobernadores. Su esposa era actriz de telenovelas. Lucía radiante mientras era cubierto de confeti rojo, verde y blanco en la sede central del Partido Revolucionario Institucional, o PRI, el cual había gobernado por más de 70 años antes de ser destronado en el 2000. Al devolver el poder al PRI en aquella noche de julio de 2012 Peña Nieto prometió disminuir la violencia ligada al narcotráfico, luchar contra la corrupción y dar inicio a una era más transparente en la política mexicana.

A dos mil millas de distancia (3.200 kilómetros), en un departamento en el lujoso barrio de Chicó Navarra en Bogotá, Andrés Sepúlveda estaba sentado frente a seis pantallas de computadores. Sepúlveda es colombiano, de constitución robusta, con cabeza rapada, perilla y un tatuaje de un código QR con una clave de cifrado en la parte de atrás de su cabeza. En su nuca están escritas las palabras “</head>” y “<body>”, una encima de la otra, en una oscura alusión a la codificación. Sepúlveda observaba una transmisión en directo de la celebración de la victoria de Peña Nieto, a la espera de un comunicado oficial sobre los resultados.




Cuando Peña Nieto ganó Sepúlveda comenzó a destruir evidencia. Perforó agujeros en memorias USB, discos duros y teléfonos móviles, calcinó sus circuitos en un microondas y luego los hizo pedazos con un martillo. Trituró documentos y los tiró por el excusado, junto con borrar servidores alquilados de forma anónima en Rusia y Ucrania mediante el uso de Bitcoins. Desbarataba la historia secreta de una de las campañas más sucias de Latinoamérica en los últimos años.

Sepúlveda, de 31 años, dice haber viajado durante ocho años a través del continente manipulando las principales campañas políticas. Con un presupuesto de US$600.000, el trabajo realizado para la campaña de Peña Nieto fue por lejos el más complejo. Encabezó un equipo de seis hackers que robaron estrategias de campaña, manipularon redes sociales para crear falsos sentimientos de entusiasmo y escarnio e instaló spyware en sedes de campaña de la oposición, todo con el fin de ayudar a Peña Nieto, candidato de centro derecha, a obtener una victoria. En aquella noche de julio, destapó botella tras botella de cerveza Colón Negra a modo de celebración. Como de costumbre en una noche de elecciones, estaba solo.




Juicio a los huelguistas del 29M.







Juicio a los huelguistas del 29M. 28 de marzo al 3 de abril, semana de lucha contra el Corte Inglés

Hace unos día recibimos la noticia de que ya tenemos nueva fecha de juicio contra los compañeros acusados de desórdenes y daños tras la pasada huelga general del 29M del 2012. Finalmente el juicio será los días 25 y 31 de mayo del presente año. En este sentido convocamos una semana de lucha entre el 28 de marzo y el 3 de abril, que será el relanzamiento de la campaña contra El Corte Inglés.

Recordamos que en este procedimiento judicial, ademas del Estado a través de la fiscalía, también participa la empresa El Corte Inglés con la exigencia a los huelguistas de un pago de 8500 euros como compensación por los destrozos y sabotajes recibidos durante aquella jornada. Para aquellas personas que desconozcan la historia que hay detrás de esta acusación, así como la participación de El Corte Inglés en la represión a trabajadoras y huelguistas, a continuación explicaremos en qué consiste todo esto.

¿De dónde viene todo? El 29M de 2012

El pasado 29 de marzo de 2012 se produjo una jornada de huelga general en todo el estado español como respuesta a la reforma laboral impulsada por el gobierno. Dicha reforma supuso un duro golpe a las condiciones de la clase trabajadora. Con la excusa de la crisis, desde el gobierno y la patronal se impulsaron numerosas medidas destinadas a abaratar el despido, precarizar aún más los contratos de trabajo y abaratar sustancialmente los gastos en “mano de obra” mediante la disminución de los derechos laborales.

La reforma laboral, sumada a la oleada de recortes a servicios básicos, la sucesión de EREs y deshaucios, habían generado un clima de crispación social que se venía materializando en protestas multitudinarias a lo largo y ancho del Estado. Concretamente en Barcelona estas protestas habían alcanzado cierta seriedad y contundencia en episodios como la huelga general del 29 de septiembre de 2010, las protestas derivadas del 15M como la acción de “Aturem el Parlament” de 2011 o las manifestaciones anticapitalistas de los diversos 1 de mayo.

En este contexto, la huelga del 29M en Barcelona tuvo una incidencia considerable. Decenas de miles de personas se organizaron al margen de los sindicatos oficiales (CCOO, UGT) y llevaron a cabo multitud de piquetes, cortes de carretera, sabotajes y acciones, cuyo resultado fue la paralización, o al menos una interrupción muy notable, de la actividad laboral en la ciudad. Las acciones tuvieron su momento álgido en la manifestación de la tarde, tremendamente multitudinaria, la cual, tras duras cargas policiales, derivó en horas de disturbios y enfrentamientos con la policía.

A lo largo de la jornada de huelga muchas fueron las empresas atacadas y señaladas por sus prácticas esclavistas con los/as trabajadores/as. Entre ellas, El Corte Inglés, rodeado siempre por un cordón de antidisturbios como si fuesen un ejército privado, pero que ese día no pudo evitar que se señalase a la archiconocida empresa como un nido de precariedad y machismo.

Tras las protestas, como viene siendo habitual, vino el saldo represivo: cientos de personas detenidas, algunas de ellas meses después de la huelga, fruto de una actividad policial sin precedentes cercanos en la que se utilizaron listas de militantes, webs con fotos de huelguistas para que se realizaran denuncias anónimas o redadas por barrios en las que se llegaba incluso preguntar a los/as vecinos/as por su ideología política . Dos de estas personas fueron acusadas de desórdenes públicos y daños por lo acontecido en El Corte Inglés, y tras un largo sumario, se les pide 5 años de prisión y 8500 euros de responsabilidad civil.


¿Por qué El Corte Inglés?

Esta empresa siempre es uno de los grandes objetivos en cualquier protesta. Esto es debido a su política tanto dentro de la propia empresa con las/os trabajadoras/es como fuera de ella hacia la sociedad en general.

Si algo caracteriza a El Corte Inglés es su especial fijación con las mujeres. Desde hace muchos años acumula sentencias por discriminación salarial. Los casos de acoso laboral con connotaciones de género están a la orden del día. Hasta hace pocos años los trabajadores hombres de El Corte Inglés no estaban obligados a vestir uniforme de empresa, mientras que las mujeres sí: minifalda y camisa ceñida. Además, su política de ventas nos da una idea del concepto que tienen sobre la mujer y su papel en la sociedad. No se conforman con la “cosificación” de la mujer en todas y cada una de sus campañas de moda, relegándonos a un papel de objeto sexual, sino que directamente llegan al extremo de vender productos con eslóganes misóginos e insultantes. No hace mucho tiempo tuvieron que retirar de sus tiendas , por el escándalo que supuso, unas camisetas infantiles con rótulos como “inteligente como papá” y “bonita como mamá”. También salieron a la luz fotografías que demostraban que en algunas tiendas se habían clasificado los productos de limpieza como artículos “para ellas”. A esto hay que sumar las ventas de libros misóginos y homófobos así como incontables ejemplos de machismo que nunca verán la luz por los sólidos vínculos de la empresa con los medios de comunicación.

Otra de las características más peculiares de El Corte Inglés es su acervado anti sindicalismo. Para la plantilla de la empresa no está permitido sindicalizarse, salvo que sea en uno de los dos sindicatos que la propia emopresa ha creado: FASGA y FETICO. Este modelo, calcado al sindicalismo de la dictadura, sirve para evitar la proliferación de quejas y conflictos sindicales. A su vez, generan dentro de la compañía una “microsociedad” en la que es la empresa la que se hace cargo de todo, y se fomenta hasta el extremo el coorporativismo o “patriotismo de empresa”. Y todo aquél que no demuestre sumisión ciega a los valores de El Corte Inglés, será despedido/a o acosado/a hasta que abandone por su propio pie el centro de trabajo.

Los parecidos entre la política de empresa de El Corte Inglés y el fascismo no son casualidad. Se da la circunstancia de que el director deneral de la compañía, Dimas Gimeno, es conocido por presentarse en diversas elecciones en listas de Falange Española Independiente, al igual que su hermano Miguel Ángel Gimeno. Se podría decir, por tanto, que le empresa defensora de los valores familiares por antonomasia está dirigida por una familia de falangistas, hecho que explica en parte su rancio extremismo derechista.

A nivel laboral, El Corte Inglés es una de las principales empresas impulsoras de la precarización extrema de las condiciones de trabajo en el sector del comercio. Cualquiera que tenga conocimiento de este sector sabe cuál es la evolución de las condiciones laborales: festivos laborables, jornadas parciales, disponibilidad absoluta, modificaciones de horarios, jornada a la carta para la empresa, despidos por quedarse embarazada o por pertenecer a un sindicato… Estas condiciones laborales son el fruto de las presiones de la patronal de comercio en la que se encuentran especialmente situadas empresas como El Corte Inglés y otras como MERCADONA, que han medrado en el sector gracias a la escasa implantación de sindicatos de clase verdaderamente combativos.

Además, es conocida la complicidad de El Corte Inglés con altos mando políticos, policiales y judiciales. No hace mucho salió a relucir por las redes sociales el caso del ascenso a Jefe Superior de Policía de la Comunitat Valenciana a José Javier Causante, quien era conocido por alardear en Alicante de los regalos que recibía de El Corte Inglés, como cestas de navidad y botellas de vino valoradas en más de 600 euros. Hechos como este explican que sea la única empresa que cuenta con cordón policial “hecho a medida” en huelgas y manifestaciones.

Pero no contentos con sobornar a “las autoridades”, directamente les pone en nómina. Son varios lo jueces destacados que trabajan para El Corte Inglés: Juan Moral de la Rosa (Ex-fiscal de la Audiencia Nacional, actual asesor jurídico de El Corte Inglés e íntimo amigo de Soraya Sáez de Santamaría, vicepresidenta del gobierno), Jose Luis González Armengol (juez decano de Madrid durante 10 años, hoy abogado de El Corte Inglés), Ismael Moreno (magistrado juez de la Audiencia Nacional y director de carreras en el Centro de Estudios Universitarios Ramón Areces CEURA, propiedad de El Corte Inglés). También contratan destacados policías, como Catalina Polan, contratada por el Jefe de seguridad de El Corte Inglés y actualmente con cargo de directivo en la empresa.

Otras instituciones de ética cuestionable también están relacionadas con El Corte Inglés. La Iglesia Católica, por ejemplo, tiene a esta empresa como uno de sus principales colaboradores en el Estado Español, dispuestos tanto a proveer grandes eventos religiosos como el caso de la JMJ de 2011 en Madrid, con visita del Papa incluida, así como a financiar la beatificación del dirigente del Opus Dei Álvaro del Portillo. Otra institución relacionada con la empresa es la cárcel, siendo El Corte Inglés quien gestiona desde los economatos a parte del trabajo de los/as presos/as, pasando por fabricar los uniformes de los funcionarios de prisiones.

Por último nos gustaría explicar la ausencia de noticias que destapen la multitud de escándalos que rodean a esta empresa. La explicación es muy sencilla: El Corte Inglés es el mayor anunciante del estado español. Decir que esta empresa tiene a todos los medios comerciales comprados no es exagerar, es literal. ANONYMOUS ha publicado una parte de las cuentas de El Corte Inglés en las que se demostraba que además de los millones de euros que invierten en publicidad, tienen en nómina a conocidos e influyentes periodistas: Fernando Ónega, Isabel Durán o Jaime González, por ejemplo. En resumen, tienen asegurada la buena prensa en los medios, periódicos, radios y canales de televisión más influyentes del Estado: desde el diario Público hasta INTERECONOMIA.



¿Qué queremos conseguir?

A raíz del juicio contra estos dos compañeros, desde Acció Llibertària de Sants y la CNT-AIT de Barcelona hemos lanzado una campaña con varios objetivos:

1. Desenmascarar e El Corte Inglés como una empresa machista, explotadora y cómplice del Estado en la represión, como bien lo demuestra su presencia en procedimientos penales como el que nos ocupa, o su papel en otros ámbitos represivos. En este sentido, hemos lanzado multitud de acciones contra esta empresa, y sólo pararemos en caso de que decidan retirarse definitivamente del proceso penal contra los huelguistas del 29M.

2. Reivindicar la huelga del 29M, así como en general defender la huelga como lo que realmente es: una herramienta de confrontación de la clase trabajadora para luchar por sus intereses. La huelga es una batalla de desgaste y sólo tiene dos finales: o victoria o derrota. Desde esta perspectiva no se entiende la óptica que se ha alimentado los últimos años por los medios de comunicación con la complicidad de los sindicatos oficiales, en la que se presenta la huelga como una mera protesta más, y se carga contra los/as trabajadores/as que deciden realizar acciones directas, cortes de carretera, sabotajes o piquetes contundentes para hacerla triunfar. Dada la cantidad de desinformación vertida contra las huelgas, ya sean generales o de empresa, nos vemos en la necesidad de recordar que no es una mera actividad de protesta, sino un episodio de la lucha de clases, en el que los trabajadores ponemos toda la carne en el asador y debemos hacer todo lo que sea posible para ganarla.

3. Advertir de la creciente represión por parte del Estado contra trabajadores/as que participan en huelgas y conflictos laborales así como manifestantes y militantes revolucionarios en general. Llevamos unos años viendo a multitud de personas condenadas penalmente, muchas de ellas en prisión. Este hecho viene acompañado de una gran campaña por parte del Estado contra aquellas personas que han decidido luchar por una sociedad más justa al margen de los cauces políticos o sindicales supuestamente “oficiales”. Se nos acusa de causar disturbios, organizar huelgas salvajes, practicar extorsión contra las empresas o directamente de ser terroristas. Mientras tanto, en una época en la que la clase política estaba completamente desacreditada, surgen nuevos partidos y organizaciones “democráticas” para canalizar el malestar y la rabia de un amplio sector de la sociedad, haciendo una gran separación entre quienes aceptan las reglas de la democracia parlamentaria y quienes no, tachando de antisistema, violentos/as y terroristas a estos últimos.

Concretamente en el ámbito de la lucha laboral, también nos gustaría advertir de las maniobras de la patronal y el Estado para intentar neutralizar las huelgas, estableciendo nuevas y más estrictas regulaciones que impidan que éstas tenga incidencia en la economía. Quieren garantizar el “derecho al trabajo” y evitar lo que llaman “huelgas salvajes”, o lo que es lo mismo, ilegalizar la huelga como herramienta realmente efectiva.

4. Abrir un proceso de debate en el seno del movimiento libertario para afrontar este periodo represivo desde una óptica política. Somos conscientes de que la represión es una respuesta natural del sistema estatal capitalista contra aquellas personas que lo ponen en cuestión, y que son potencialmente amenazas. También somos conscientes de que la represión no busca anular a individuos concretos sino a prácticas colectivas, y por tanto abogamos por contestar colectivamente. Creemos que es hora de que dejemos claro que más allá de la inocencia o la culpabilidad individual, nuestros colectivos y organizaciones respaldan las acciones revolucionarias orientadas a conseguir una sociedad más justa, por las cuales estamos siendo juzgados y llevados a prisión.



¿Qué hemos hecho hasta ahora?

Desde noviembre del año pasado llevamos desarrollando una campaña en la línea descrita, a la que se han sumado colectivos, sindicatos y organizaciones anarquistas de todo el estado. La parte más visible ha sido la campaña de Boicot El Corte Inglés, la cual se puede seguir tanto en las webs y redes sociales de Acció Llibertària de Sants y la CNT-AIT de Barcelona, como en los hastags ‪#‎BoicotElCorteIngles‬ y ‪#‎lavagaquevolem‬ donde se puede comprobar hasta qué punto se ha extendido.

Ahora, con las nuevas fechas de juicio, relanzaremos la campaña con más fuerza si cabe para demostrar que aún hay gente que defiende la lucha en la calle y en los centros de trabajo.

Volem una vaga que faci que el capitalisme tremoli. I tu quina vaga vols?


 https://www.facebook.com/boicotelcorteingles/

Comisiones Obreras aplicando la reforma laboral




Comisiones Obreras quiere desmantelar su servicio de formación con un Expediente de Regulación de Empleo que afecte a más del 80% de la plantilla. Según el documento al que ha tenido acceso la Cadena SER, la intención del sindicato es que el ERE suponga el despido de 58 trabajadores de los 70 que tienen actualmente FOREM Confederal, MAFOREM (Madrid) y sus sedes en Ceuta y Melilla.

La dirección del sindicato se reunió ayer por primera vez con la comisión negociadora y les trasladó sus intenciones: indemnizaciones por despido de 22 días por año trabajado, con un límite de 12 mensualidades. Es decir, un ERE aplicando la reforma laboral que el sindicato tanto ha criticado.

Comisiones Obreras tiene previsto poner en marcha el Expediente de Regulación de Empleo desde que finalice el periodo de consultas hasta el 31 de diciembre de 2016. Su objetivo es despedir a 43 trabajadores en FOREM Confederal, 12 en MAFOREM, 2 en Melilla y 1 en Ceuta.

Una oferta que los trabajadores creen que es toda una "declaración de intenciones" de CCOO y dicen no entender cómo el sindicato, que tanto ha criticado la reforma laboral, la esté utilizando ahora para echar a sus propios trabajadores. Y creen que es el primer paso para abandonar su apuesta por la formación.

El sindicato alega que se ha visto obligado a tomar esta decisión después de que el Ministerio de Empleo les haya cortado el grifo de la financiación de este tipo de cursos. El secretario de Formación de CCOO, Javier López, afirma que la situación es "insostenible", no solo para los sindicatos sino también para las organizaciones empresariales y las empresas privadas del sector. López niega que la oferta sea de 22 días y asegura que se le pagará a los trabajadores una "indemnización digna". "Ni mucho menos se trataría de dejar a los trabajadores en la calle", asegura López, que insiste en que el sindicato quiere "garantizar compromisos de recolocación, si hubiera actividad de formación" en el futuro. 




¿Derecho laboral?




"¿Derecho laboral? ¡No queremos ni ley ni el trabajo!
Huelga salvaje, saqueo, insurrección"


Trabajo


LA MITOLOGÍA DEL TRABAJO
MANIFIESTO CONTRA EL TRABAJO
ABOLICIÓN DEL TRABAJO


El trabajo asalariado es un tema muy presente dentro de la crítica al sistema económico capitalista. El capitalismo no se forjó de la nada. Siglos de represión avalan el esfuerzo que los guardianes del Capital han realizado para transformar todos los aspectos valiosos, diversos y vitales de la experiencia humana en una mercancía, generando, al mismo tiempo, los dispositivos de control necesarios para perpetuar las condiciones de dominación. El trabajo asalariado es el motor que garantiza la producción constante y compulsiva; estructura nuestro tiempo; favorece que las desigualdades sociales se profundicen cada vez más; y provoca que los recursos para una vida digna comiencen a escasear, haciendo que hasta la menor parcela de tierra y de conocimiento tengan dueño. El trabajo es el dispositivo de control más eficaz y sofisticado de la civilización moderna.

"Nadie debería trabajar jamás. El trabajo es la fuente de casi toda la miseria en el mundo. Casi todos los males que puedas mencionar provienen del trabajo o de vivir en un mundo diseñado para el trabajo. Para dejar de sufrir, tenemos que dejar de trabajar."



L'Anomia Ediciones / Buenos Aires, 2013 / 96 págs

La rosa negra librería anarquista






Más de 60 exdiputados piden al Congreso indemnización porque no encuentran trabajo.





Un total de 64 exdiputados han solicitado al Congreso la indemnización por cese al no encontrar ninguna vía de ingresos, tras dejar la política. Se trata de una retribución regulada en la normativa de pensiones del Congreso de los Diputados. Los exparlamentarios reciben 2.813 euros al mes y la duración del subsidio tiene relación directa con el tiempo de ejercicio en el cargo. 

Los exparlamentarios no tienen derecho a paro ya que su relación con el Congreso no es laboral. El acuerdo de indemnizaciones fue aprobado por la Mesa en su reunión del pasado martes y se limita a aplicar un reglamento que reserva para los parlamentarios un pago de 30 días por año trabajado, un régimen similar a los despidos improcedentes en el actual marco laboral. 

La indemnización es incompatible con cualquier otro ingreso del sector público o privado, tras una reforma del reglamento impulsada en 2011. Si el exdiputado encuentra trabajo, está obligado a comunicarlo a la Cámara y en ese momento deja de recibir en su cuenta corriente los pagos mensuales. 

En este último supuesto se encuentran seis de los 64 exdiputados de la lista. Como ejemplo está el caso de la socialista Trinidad Jiménez. La exministra solicitó el 13 de enero que el Congreso le abonara la indemnización y, apenas mes y medio después, comunicó su reincoporación al mundo laboral. Gracias a ese movimiento y al listado publicado por la Cámara conocemos la fecha exacta de incorporación de la exdiputada en Telefónica: el 29 de febrero de 2016. 

Según el listado publicado por el Congreso, un total de 10 exdiputados podrían estar más de un año sin trabajar y percibiendo un ingreso mensual de casi 3.000 euros. Cuanto más asciende la veteranía de los exparlamentarios, más se incrementa el número de meses con derecho a pensión. Ignacio Gil Lázaro (PP) podrá seguir cobrando del Congreso durante 23 meses, a María Isabel López i Chamosa (PSOE) le quedan 19 mensualidades por percibir y a Ana Mato (PP) le faltan por percibir 18. Estos tres exparlamentarios son los que más derechos han acumulado por su presencia continuada en los escaños del Congreso.




Analizado por partidos, el PP es el grupo que más solicitantes aporta a la cuenta general. Si todos los que se encuentran en el listado agotasen la prestación, la cámara tendría que asumir un gasto global de 1,3 millones de euros.



UGT y CCOO han perdido el 21% de sus afiliados en cuatro años




"Los liberados son unos vagos", "los de los comités sólo buscan salvar su culo y que les echen", "los sindicatos sólo están ahí para trincar, mira lo de los cursos de formación". Éstos son sólo algunos ejemplos de cosas que se escuchan en la calle y en los centros de trabajo referidos a los miembros de los sindicatos. El descrédito que han sufrido en los últimos años los partidos políticos también ha golpeado a las organizaciones sindicales, que no sólo han recibido críticas desde los sectores más conservadores sino también de aquellos que en teoría deberían ser sus aliados. Nuevas formaciones como Podemos los han llegado a calificar de "casta", al considerarlos instrumentos obsoletos propios de la vieja política.

"Llevamos años sufriendo una auténtica campaña de desprestigio y un ataque sistemático contra el asociacionismo", denuncia José Javier Cubillo, secretario de Organización de UGT. Pero, añade su homólogo de CCOO, Fernando Lezcano, "los sindicatos seguimos siendo lo que fuimos. Sin nosotros, los derechos de los trabajadores, las pensiones, la protección por desempleo o las políticas sociales no existirían".

Los escándalos de corrupción que han salpicado en los últimos tiempos a las dos principales organizaciones sindicales;los cambios en el mercado laboral con mayores tasas de temporalidad y precariedad, y una reforma laboral que ha mermado el poder de los sindicatos en la negociación colectiva son algunos de los motivos que explican el desgaste que han sufrido en los últimos años.

El descenso de afiliados

Desde 2011 a 2015, UGT y CCOO han perdido más de 500.000 afiliados (278.141 el primero y 230.539 el segundo), lo que supone un 21,6% menos, según datos publicados por las organizaciones. UGT ha pasado de tener 1.206.987 afiliados en 2011 a 928.846 el año pasado. Por su parte, el sindicato que lidera Ignacio Fernández Toxo tuvo en el último ejercicio 909.052 cotizantes frente a los 1.139.591 de hace sólo cuatro años.Una sangría de afiliados que, a juicio del secretario de Organización de UGT, no se puede explicar atendiendo a una única causa. "Cuando las circunstancias económicas no son buenas, lo primero de lo que prescinden los trabajadores es de las cosas que no son básicas, y la cuota sindical no está entre las prioridades". "Por supuesto, que las malas prácticas de algunas personas dentro del sindicato también influyen", reconoce, "pero los implicados se pueden contar con los dedos de la mano y se ha actuado contra sus responsables".


Causas de los malos resultados

A juicio de Miguel Borra, presidente de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), por el contrario, "no se ha actuado con la contundencia que requieren los ciudadanos, y esto ha afectado a la percepción que la sociedad tiene de los agentes sociales en general".Para Rafael Pampillón, catedrático de la Universidad San Pablo-CEU y profesor del IE Business School, es cierto que "los casos de corrupción han ampliado la brecha con los militantes y han socavado la credibilidad de estas organizaciones. Pero la reforma laboral también ha contribuido a reducir su poder".Una opinión que comparte José Javier Cubillo. "(La reforma del PP) ha contribuido de forma clara al debilitamiento sindical" al "achicar el espacio de intervención sindical y desplazar toda la decisión de las relaciones laborales al ámbito de las empresas".

Además, añade Julio Salazar, secretario general de USO, "los cambios estructurales, la crisis económica y las políticas de recortes de derechos y rentas sociales y laborales han mermado considerablemente la capacidad de acción y organización de los sindicatos". Estos se enfrentan en el futuro a importantes retos si quieren continuar teniendo un papel protagónico en la sociedad. Para el profesor Pampillón, si los sindicatos quieren sobrevivir "deben renovarse y adaptarse al cambio que se ha producido en las últimas décadas en la economía en general y en el mercado laboral en particular, además de buscar nuevos afiliados en grupos hasta ahora poco representados como los trabajadores de pymes, las mujeres, los jóvenes o los inmigrantes".

Los sindicatos son conscientes de que tienen que acometer un proceso de transformación sino quieren quedarse en el camino. "El sindicalista de hoy ha de ser sensible a las nuevas realidades del mercado de trabajo, que en las últimas décadas se ha transformado radicalmente: temporalidad, rotación, precariedad, factores estrechamente vinculados a la creciente transformación del tejido productivo (más servicios, menos industria) e irresponsablemente animados por los poderes públicos", subraya el secretario de organización de CCOO, Fernando Lezcano."Caminamos hacia una economía de servicios, con mayores tasas de precariedad, alta temporalidad del empleo y atomización de los centros de trabajo", concluye Julio Salazar, secretario general de USO. "Y esto dificulta enormemente la acción sindical".



R I S A




https://www.facebook.com/trestresdos.salvaro?fref=photo


¿Todavía no trabajas gratis las horas extra?









El esclavo es aquel cuyo empleo del tiempo supone una saturación en ambos registros: entrega el máximo de su tiempo a y en un espacio que no ha escogido. inmóvil, paralizado, sujetado, semejante al insecto clavado a un corcho, se entrega por completo al servicio de un arden en el que no tiene opción. Despojado de su cuerpo, también lo está de su tiempo en un espacio en el que se ve obligado a permanecer: la fabrica, la oficina, el taller, la manufactura, el interior de un vehículo, la sala donde trabaja.

Michel Onfray  (filósofo francés) 


Ni fiesta ni siesta: los españoles trabajamos demasiado (y mal)


En España seguimos con el cambio: de época, de partidos, de generación y hasta de clima. Pero nuestros horarios no. Eso no cambia. Somos de los pocos países de nuestro entorno que entra a trabajar pasadas las 9h y el único que se acuesta de madrugada después de leer libros o consumir pantalla en vena. Un país donde dormimos poco -53 minutos por debajo de la media europea- y follamos menos. Donde acecha el invierno demográfico y las parejas se rompen porque no se ven o duermen juntos sin hablarse en días. Donde los pocos hijos que deja caer alguna cigüeña despistada a través del manto de contaminación se aburren viendo la tele o dándole a la Play como aprendices de robot. Donde muchas mujeres y hombres, en una involución digna de Ray Bradbury, ya ni quieren, ni pueden, ni esperan tener hijos. Por no hablar del absentismo, el fracaso escolar, el estrés o la siniestralidad laboral.

Un país de retrasos

Todo guarda una estrecha relación con los horarios que organizan nuestra vida: la jornada en la oficina -si la tenemos, claro-. Y esa es la tesis que Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE), mantiene desde hace una década. Diez años en los que, según este pionero en un país de retrasos -horarios-, "los políticos nos han traicionado y no han querido hacer absolutamente nada con este tema". Esos mismos políticos que, "desde Cayo Lara, secretario general de Izquierda Unida, hasta Mariano Rajoy, presidente del gobierno y líder del Partido Popular, en las distancias cortas te dicen que el problema y la solución son de sentido común pero luego siempre se olvidan".

Buqueras hace una excepción: "Es verdad que hay hombres en puestos clave de partidos, empresas y sindicatos que consideran que oponerse a esto no sería políticamente correcto, pero la verdad es que no tienen la valentía suficiente para dar un paso adelante, es más, hacen todo lo que pueden para que no suceda nada... Eso sí, con los nuevos Reyes es diferente: nos han recibido en la primera audiencia de 2015 y eso es importante, y luego se han puesto nuestra pulsera amarilla para promocionar el cambio de horarios en España".

Salir más tarde y cobrar menos

No todo es malo. Según Buqueras, hay empresas españolas, "pequeñas y grandes", que "ya están aplicando horarios racionales", alguna también "del Ibex 35". Estas empresas "han mejorado la productividad, incluso algunas más de lo que pensaban, han reducido los gastos, entre ellos los energéticos, porque no es lo mismo estar hasta las 20h con todo encendido que apagar a las 17h". Aunque los pasos atrás abundan. Desde "los ministerios con las luces encendidas y la calefacción o el aire acondicionado enchufados hasta la noche", hasta patas y charcos dialécticos como del ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán [hoy en prisión] que, "dijo en una rueda de prensa que los españoles, en plena crisis, tendrían que hacer un esfuerzo y salir más tarde del trabajo y ganar menos".

Los datos, pese a las protestas y a la labor de concienciación de ARHOE, corroboran las palabras del ex propietario del Grupo Marsans: según la Encuesta de Coyuntura Laboral de 2013 -que antes era trimestral y ahora es anual- el presentismo de los españoles fuera de sus jornadas laborales pasó en los dos años anteriores del 45% al 85%. Más horas que se han ido apoyando, como vaticinaba Ferrán, en una reducción de los salarios.




Ignacio Buqueras (izq.) dice que los políticos "en las distancias cortas te dicen que el problema y la solución son de sentido común, pero luego siempre se olvidan".



Sincronizados con Hitler

Sin tiempo -o con demasiado y mal organizado-, afirma Buqueras que "vivimos sumidos en una maratón laboral" que en su germen, en la raíz del problema, es un reflejo de nuestro pasado reciente: estamos fuera de nuestra zona horaria natural -meridiano de Greenwich-, que deberíamos compartir con Londres. El motivo es iluminador: llevamos así más de 70 años, en concreto desde 1942, cuando Franco decidió colocarnos -o colocarse él, mejor dicho- en la zona horaria de influencia alemana para hacer un gesto a Hitler. Desde ese año, llevamos una hora de retraso. "A Zapatero le dije 'oye, ya que estás con la Memoria Histórica, esto sería importante', y también se lo he comentado a Rajoy, pero nada".

Pero eso no lo justifica todo: ni "el presentismo", que Buqueras identifica como uno de nuestros grandes males -"esa cultura basada en abandonar la oficina solo cuando lo ha hecho el jefe"- ni las "comidas y cenas de trabajo demasiado largas" -con vino y negocios que se concretan después de varias copas- en las que "muchos directivos de otros países se quejan porque no entienden esa pérdida de tiempo". El presidente de ARHOE lo ha vivido en sus carnes: "Muchos te dicen que al día siguiente tienen que subirse a un avión a las siete de la mañana y que no pueden salir de una cena de trabajo tan tarde... o que han terminado esa cena preguntándose qué era lo que realmente habían acordado". En otras palabras: borrachos como pequeñas cubas.

Reuniones de café, copa y puro

Otro flanco son las reuniones de empresa, que en estas latitudes ibéricas siguen siendo, salvo excepciones, un caos imprevisible sin guión "ni orden del día ni hora de salida". Este factor, según Buqueras, "frena la competitividad y la eficiencia" y es "inaceptable". Aquí, de nuevo, las horas y la organización previa son relevantes: "No deberíamos celebrar ninguna reunión después de las 18h ni sin hora de finalización". Y no digamos si acabamos de llegar de meternos entre pecho y espalda un menú de dos platos con postre y café.

¿Competitividad es, como decía Ferrán, condenado por varios delitos financieros, "quedarse hasta más tarde" en el curro y "ganar menos"? La respuesta está en las horas de trabajo y en la productividad laboral de los países de la Unión Europea: según la OCDE trabajamos casi 300 horas más que nuestros vecinos alemanes pero nuestra economía es menos productiva. Vivir mejor es trabajar mejor, y viceversa: Buqueras, que este año "complejo y crucial" dejará su sillón como presidente de ARHOE a José Luis Casero, cree que "la jornada laboral ideal debería consistir en salir del trabajo a las 16:30h-18h y entrar entre las 7:30h y las 9h, con un desayuno previo fuerte y una parada para comer de no más de 45 minutos, siempre teniendo en cuenta la flexibilidad y que no es lo mismo una oficina que un taxista o una tienda".

Buqueras ha mandado una carta "a todas las formaciones políticas explicando la problemática". Ahora la pelota está en su tejado: "Hemos creado un grupo de trabajo para analizar todos los programas de los partidos y ver si finalmente incluyen alguno de estos aspectos, y luego, antes de las elecciones municipales y autonómicas de mayo, ARHOE ofrecerá una rueda de prensa para que el ciudadano tenga las cosas claras a la hora de votar".

http://www.vice.com/es/read/los-espanoles-trabajamos-demasiado-y-mal-876



Indisposición general. Ensayo sobre la fatiga Martí Peran



La irreversible crisis institucional y la transformación de las formas del trabajo han desembocado en el predicado Do it yourself: hazlo por ti mismo y para ti mismo. En el marco de esta nueva consigna de producción, el sujeto se ha confundido con la hiperactividad de su auto-explotación. El resultado es una fatiga creciente, una indisposición que se generaliza a diario. En esta tesitura, el reto que nos incumbe ya no consiste en restablecernos como pretende la ideología Do it, sino en explorar las posibilidades de un derecho de fatiga que nos mantenga separados del programa. En el interior mismo de nuestra intensidad de fatiga es imprescindible hallar las posibles fugas de una extraña redención: desaparecer en lo común, suspender el hacer y elucubrar la muerte.



http://www.hiru-ed.com/COLECCIONES/PENSAR/Indisposicion-general-ensayo-sobre-la-fatiga.htm

De la esclavitud al trabajo asalariado


De la esclavitud al trabajo asalariado. Economía histórica del trabajo asalariado embridado.
Yann Moulier-Boutang


La constitución del trabajo asalariado oculta algunos enigmas históricos de envergadura. Con la generalización del trabajo asalariado, el capitalismo se presenta, en comparación con los sistemas que le precedieran, como portador de libertad. Sin embargo, consagra una dependencia en el plano económico, por más que ésta se opere entre personas jurídicamente «libres». La tensión entre capitalismo y democracia se manifiesta desde la acumulación primitiva y reaparece sin cesar. Históricamente, el trabajo asalariado libre no es, por lo demás, sino la punta visible del iceberg del trabajo dependiente. La esclavitud de las plantaciones, la segunda servidumbre, el trabajo bajo contrato de los migrantes, el trabajo forzado colonial o en campos de concentración, son anomalías recurrentes y duraderas. ¿No reclamó acaso el movimiento obrero en sus estatutos la abolición de la esclavitud del trabajo asalariado? ¿Cómo puede explicarse que el desarrollo del capitalismo opere al mismo tiempo en favor de la construcción del contrato «normal» y de los dispositivos contrarios del esclavismo? Este libro propone una respuesta: la búsqueda del control de la fuga de los siervos, de los esclavos, de los engagés y de los pobres representa el principal elemento que determinara el nacimiento del mercado de trabajo. La fuga de los trabajadores es el dinamismo de la creación y la destrucción de las instituciones del mercado de trabajo, pero también el de la competencia capitalista y de la acumulación. La ruptura unilateral de la relación laboral ha de ser explorada si queremos comprender los verdaderos sujetos colectivos de la historia, así como de la economía, y reintegrar la historia de los siglos XVI-XVIII en la historia global del capitalismo y de la economía mundo.



http://www.akal.com/libros/De-la-esclavitud-al-trabajo-asalariado/9788446019770